Puntos de vista 4 Diciembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
Tiempo para el alma
Josefina Navarro
josefinanavarrog@gmail.com

“Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla”.
Lc. 10: 21
 

¡Dios siempre se las trae! En sus cosas no hay tráfico de influencia, no tiene lugar el libbysmo, no hay negociación que valga y no se deja impresionar por los apellidos ni por las tarjetas de presentación, mucho menos por las fortunas. A Dios le place la humildad; cuando escoge, mira el contenido, no el continente. 

No es lo que representas o lo que vales o lo que muestras, es lo que eres en lo que llamamos “por dentro”; son tus sentimientos, tu integridad, tu corazón, el verdadero tú, eso es lo que importa para Dios. 

Por eso cuando escoge, todos se sorprenden. Quién iba a imaginar que vendría encarnado en familia de carpintero, quién diría que usa a gente sencilla para glorificarse con sanaciones, milagros, el don maravilloso de la palabra y el de interpretación. ¡Ese es Dios! Con Él simplemente hay que ser, no aparentar ser. Solo hay que salir del escritorio e irse al pueblo: No hay dudas ¡ahí está Dios!

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Puntos de vista