Puntos de vista 4 Diciembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
EN LA RUTA
A propósito
César Duvernay
duvernaycesar@yahoo.com

El drama de la ingeniera Francina Hungría, baleada en el rostro y despojada de su vehículo el pasado 23 de Noviembre por un grupo de delincuentes, muestra aristas preocupantes de nuestro débil e imperfecto sistema de justicia. 

Saber que aparte de quien disparó a la joven de 28 años había 5 asaltantes más, todos con antecedentes criminales y que incluso uno de ellos estuvo sometido en el año 2002 por robo y el 2005 por homicidio, provoca interrogantes que desafortunadamente no encuentran respuestas.

Por eso hoy que la ciudadanía pega el grito al cielo al ver cada vez casos más espeluznantes y con delincuentes reincidentes y armados, se hace necesario que revisemos el modelo. Lo comprobado indica que, al margen de un fortalecimiento de la estructura policial, para enfrentar adecuadamente la inseguridad ciudadana debemos adecuar los códigos Penal y Procesal Penal a la realidad imperante.

Para nadie es un secreto que independientemente a los avances en términos garantistas y de agilización ha significado la norma, el actual Código Procesal Penal tiene una serie de detalles y exigencias que hacen al delincuente más fácil salir de la cárcel que entrar en ella.

Justo en momentos cuando el Congreso conoce en el proyecto de modificación a estos textos, el caso Hungría reaviva el debate sobre el  cúmulo de pena (Código Penal). Lo ocurrido aquella lamentable mañana del mes pasado revela que previo a balear a la ingeniera, los malhechores, ubicando víctimas en entidades bancarias, habían atracado a una señora y a su chofer.

Pero que también y luego de herir y despojar de su vehículo a Francina, sustrajeron a punta de pistola el carro de un taxista quien tuvo que lanzarse del mismo para salvar su vida. Así las cosas y en ese solo día, la banda perpetró por lo menos cuatro infracciones penales.

Sin embargo en nuestro Código Penal solo se le impone el castigo por el delito mayor, que en ningún caso podrá superar los treinta años de cárcel cuando lo que justo sería que pagaran y en acumulado, por cada una de las barbaridades que cometieron. 


COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña