Puntos de vista 29 Diciembre 2012
Comentarios 1 - último digitado en 29 Dic a las 10:14 AM
Tamaño texto
EL ROEDOR
Dios y comercio
Aristófanes Urbáez
elroedor2045@hotmail.es

Al artesano Simón Lizardo y a Guarocuya Félix, quienes hasta ahora se han negado a favorecer con óbolos recaudatorios a los calumniadores de don Juan.
(A. Urbáez)

Qué esfuerzo tan enorme hacen los canales Discovery para reducir a Jesucristo sólo a figura histórica. Sófocles, que como diría Antón de Montesinos, no conocía la fe de Jesucristo, le llamaba al bicho humano “la más extraña de todas las criaturas, que se dio la palabra hablada y el pensamiento alado”; pero ya una de las mentes más extraordinarias que dio la humanidad, Aristóteles, le llamaba a Dios “el motor inmóvil del Universo”; lo “indeterminado”. Stephen Hawking en su último libro (El Gran Diseño) afirma que el Universo se formó de la nada, y que Dios no lo creó; pero el Eclesiástico dice que Él es anterior a todo “tiempo” y a “sabiduría”. Fifa Navarro asegura que Dios “conoce nuestra condición humana”; y Taty, mi cuñada, “que está al tanto de todo en todo momento, porque es omnisciente y omnipresente”. Creo que Él nos conoce. Podemos engañar a otros, pero Él sabe cómo y por qué actuamos. Sabe que somos “ondulantes y diversos”, como dijo Montaigne.

Hasta Julius Brutus quiso poner en duda la fecha de su nacimiento citando a Lucas, el único de los apóstoles que habla de ello. Como dice mi Obispo Arnaiz, Sj., Lucas no quiso hacer historia, sino “testimoniar”, y Benedicto XVI, que lo ocurrido en Belén no es una “especulación”; que la realidad del pesebre en tiempos de Tiberio y Herodes el Grande, es un hecho real, trascendental. Esto, como dice Willy Colón, es “creer o no”. Los caminos están bifurcados. Por eso, fray Santiago y un curita de La Vega, difieren del Cardenal. No es verdad que es “con todo y con todos”. No. ¿Para qué la voz? ¡Para callar! Entonces, nadie debe tener la condición de mudo. Jesucristo trajo la paz, él era “el camino, la verdad y la vida”, pero trajo el “escándalo”, de Raphael. ¿Acaso no escandalizó con los mercaderes del templo?

Bien, sin odios, pero ¿por qué tengo yo que escoger el bando de los raza de víboras, sembradores de veneno, tibios, los fríos?

2.- No somos iguales
Mi hermano Ramón es mi teólogo, pero he visto la sabiduría en evangélicos, evangelistas, católicos, en eminencias intelectuales como Montalvo, Roque Adames, Arnaiz, el Cardenal o Amancio Escapa, también en laicos y curas. Unos, consagrados a exprimir la Biblia pasa sacarle el sumo, buscando lo “oculto” detrás de la palabra; otros, son militantes de la lucha social; como Regino, que hasta se pasa, hay otros en la gula hasta de las “pacas”, el diezmo, la pederastia. Otros son verdaderos santos, y la santidad se “siente” en su presencia, el misticismo, la bondad infinita del cielo, del Espíritu Santo. Quien no lo haya sentido, es su problema. Pero no podemos “rajarnos”, asustarnos con nuestra sombra. Otros compilan. Otros niegan tres veces, pero aman cuatro, como Simón Pedro.

Otros, son la voz que “clama en el desierto”; y otros, su verdad es amarga y cobran mal, los odian, el mundo es duro, pero siguen fiel a su verdad, a su dignidad, a sus principios. Heridos y apedreados claman a Él, pero Él sufre, pero no puede hacer nada porque el pecado, la bestia, es del azar. Pero Él actúa a su tiempo y en el tiempo. Hay algunos que no pueden callar, “porque si calla el cantor, calla la vida”, y la vida es Él. Cada cual responda a lo que sienta. Callado, si le place, en oración, o con la rispidez de San Jerónimo, combatiendo lacras, hasta que, como dice Kierkeegard, le crean loco. Nadie puede engañar al que conoce tu corazón y tus frutos, pues Él te los dio.

3.- Mella-Del Conde
En un país donde todos, dice Bosch, en la escala social, miran al inquilino del Palacio Nacional, para que les resuelva sus problemas, no duden que un segmento de la población diga “que Danilo es el culpable que no haya circulante”, como precisamente oí a uno en un noticiario. Lucía desesperado el compañerito, pero lo único malo es que Danilo no es el culpable de su prángana, y si lo fuese, también lo sería de la de los griegos y los españoles.

He dicho varias veces (hay gente ahora que no quiere que uno hable, como si el testimonio no fuera historia), que cuando “el tapón de Bayamón” que tenía el primo Fello Suberví (se ha gastado como una vela de esperma) y los comerciantes Del Conde con la peatonal (está en UH), escribí hablando de “la falta de instinto comercial” de esos comerciantes, pues un Del Conde con doble vías que era un baño en el desierto de Arizona, quién vendría de una San Vicente, 27 y Charles de Gaulle, si encuentra lo que va a comprar por allá. Ellos, no yo, la hicieron peatonal y “renació” Del Conde y volvió la vida. Pero en todas partes del mundo hay una cosa que se llama la “movilidad social”, que debo decir, que a micro, pequeña y mediana empresa (la espina dorsal de la economía por la gran cantidad de empleos que producen, creo que un 39% ahora), son las que más sufren, pues la movida de las Aduanas, se llevó más de 50 de ellas. Y así es la cosa.

Danilo, eso sí, y los comerciantes de la Mella, Duarte y Del Conde, deben planificar qué es lo que se debe vender en esas calles, porque crucé la Mella a pie antes de la Navidad y la pobre se muere por falta de venta.

COMENTARIOS 1
Comentó: richi
De: Estados Unidos, nys., bronxville.
aristo, felicidades de nuevo. recuerda, por favor, que el mesia ha hecho millonario a muchos, la vida de nuestro senor jesuscristo la plantea muy bien el dr. harvey loewis.
ahora bien, tocar tema de religion es muy espinoso, ya que el hombre es material y en el fondo buscan intereses a los desconocidos por los escasos de conocimientos, ademas, los demonios hacen un trabajo tan fino, que solo un buen exorcista con dominio del latin culto puede detectarlos y bendecirlos, que para los demonios es una maldicion.
29 Dic 2012 10:14 AM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Puntos de vista