http://images2.listindiario.com/image/article/411/680x460/0/873628DD-7A76-418C-B112-8C933BEBC95B.jpeg
Listin Diario
19 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 8:26 PM
Puntos de vista 28 Diciembre 2012
Comentarios 1 - último digitado en 28 Dic a las 9:46 PM
Tamaño texto
FUERA DE CÁMARA
Krauze, la historia de Chávez y la democracia
Compartir este artículo
César Medina
lobarnechea1@hotmail.com

Aquella primanoche cuando Hugo Chávez dijo a la multitud:... “Nosotros ñustedes y yoñ vamos a envolver a los socialdemócratas en una bola gigantesca de... no lo puedo decir porque es una grosería...”

La gente gritó: “¡Mierda...Mierda!” Y entonces el presidente de Venezuela rió a mandíbulas batientes y agregó: ¡Eso mismo!... ¡Porque eso es lo que son!... ¡Y es eso lo que se merecen!

Fue el mismo discurso donde el aguerrido teniente coronel, ya investido Presidente, vaticinó que “esa claque” que gobernó por más de 40 años la patria de Bolívar “jamás volverá al poder...”

Hasta ese momento, inicios del año 2000, Hugo Chávez tenía una brutal indefinición ideológica... Decía que le gustaba el marxismo, pero sin Marx, y el leninismo sin Lenin... Que prefería a Fidel Castro, pero sin Cuba, y admiraba al Che sin Argentina... Un auténtico arroz con mango.

De lo que sí estaba seguro es que había llegado al Poder en Venezuela para quedarse por largo tiempo. Indefinidamente, si fuera posible.

Y ya en ese momento se aliñaba para una modificación constitucional que lo eternizara empuñando la Espada de Bolívar, a cuya figura histórica había apelado para designar una nueva Era: “La Revolución Bolivariana”.

Hugo Chávez Frías cabalgó la democracia para llegar al poder y luego renegar de ella. Le ha sobrado poder ñy voces en el oídoñ para erigirse en presidente vitalicio y mandar de vacaciones los procesos electorales. 

Pero resistió toda tentación convencido de que la ilegitimidad de su gobierno sería el motivo de su aniquilación como gobernante. “Y el fin de su Revolución...” Porque el enemigo está muy cerca.

De la democracia había dicho tajantemente que no creía en ella. “Es como un mango podrido. Apenas se puede tomar la semilla..., para sembrarla”.

Redentores, la biografía
Había puesto mucho empeño en juntarme con un libro de reciente edición que me recomendó mi amigo Mario Báez y que extrañamente no había encontrado en las librerías españolas: “Redentores, Ideas y Poder en América Latina”, de Enrique Krauze, destacado historiador y ensayista mexicano, autor entre otros muchos títulos de “Biografías del Poder”, clásico de la literatura política contemporánea.

Sabía por referencia que Krauze, como biógrafo de Chávez, era impiadoso, pero que manejaba esa personalidad con la maestría del neurocirujano en cerebro ajeno, consciente que al cauterizar una arteria desata un incendio forestal en la cavidad craneana que deja lesiones permanentes, pero no hay alternativa.

Es memorable la descripción que hace de la personalidad del comandante Chávez desde sus primeros años, su formación militar y su obstinación por la vida y la trayectoria de Simón Bolívar, al grado de considerarse su alter ego y llegar a imitar hasta sus gestos, sus actitudes, su vocabulario...

El destino... el destino 
Adecos y copeyanos se habían alternado el poder en Venezuela desde que asumió Rómulo Betancourt, por Acción Democrática, en 1958 a la caída de la dictadura del general Pérez Jiménez.

La raigambre “ideológica” de ambas corrientes partidarias ñSocialdemocracia y democracia cristianañ hacía impensable la posibilidad de una tercera vía que rompiera la polaridad electoral. 

Hasta que un teniente coronel carapintada sublevó el cuartel al mando de un puñado de hombres que en cuestión de horas fue reducido y sometido a la obediencia... Pero su discurso contra el sistema dejó plantada una semilla fértil en la conciencia venezolana.

A la aventura cuartelaria contra el presidente Carlos Andrés Pérez le sobrevino a los adecos la pérdida del poder seguido por el derrumbe de los copeyanos que se dividieron, y una facción llevó de candidato al expresidente Rafael Caldera, que venció ajustadamente a la partidocracia tradicional, e hizo notar de inmediato que en Venezuela no había cárceles para Chávez.

Caldera lo indultó, y a partir de ahí su ascenso al poder era solo cuestión del tiempo restante para una nueva consulta electoral.

Los inicios del régimen chavista fueron difíciles. Desmontar aquella maquinaria entronizada en el poder por más de 40 años parecía tarea imposible hasta el fracasado golpe de Estado de 2002 que depuso el gobierno por 50 horas, pero fue reinstalado en Miraflores por militares leales tras un conato de revuelta civil.

Chávez parecía eternizarse en el poder hasta abril del año pasado cuando inesperadamente se le diagnosticó un tumor canceroso que le fue extirpado en Cuba y que a partir de entonces lo ha llevado en otras tres ocasiones al quirófano y actualmente su pronóstico es de extrema gravedad.

Cuando escribió esta biografía, Krauze ignoraba la enfermedad de Chávez y ni por asomo podía imaginarse que el destino le jugaría semejante trastada.

“Redentores: Ideas y Poder en América Latina”, es insuperable... vintageespanol.com...
Búsquenla. 

COMENTARIOS 1
Comentó: Valdezf
De: República Dominicana
Lo que sucede mi Amigo Cesar es que el Hombre a veces se olvida que Dios es quien tiene el control de todo. El es nuestro creador y por más que el Hombre quiera alcanzar poder, sólo obtendrá el que Dios le permita tener.
28 Dic 2012 9:46 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña