EL ROEDOR

Kerry; Servio Tulio-Subero

Aristófanes Urbáez

A la Dra. Ofelia Berrido, que por un descuido dejó que el cielo la tomara por asalto. 

El senador por Massachussetts, John Kerry, que perdió las elecciones de George Bush Junior en su segundo período, aunque nosotros notamos en los debates, que Kerry es el “típico héroe americano”, es el nuevo Secretario de Estado. Fue presidente de la poderosa Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso de EEUU, nicho y adquirió un gran prestigio bajo la dirección de Christopher Dogg, un hombre decente que cuando joven estuvo en nuestro Dajabón en el “Cuerpo de Paz”. John Kerry fue nombrado tras el retiro de Hillary Rodham Clinton, lo que quiere decir que es el jefe de la diplomacia del Gran Hermano. Abogado brillante, político de vocación, esposo de una rica heredera de los famosos vinagres Heinz, cuando le tocó,  puso rumbo a Vietnam donde fue herido dos veces y condecorado dos o tres veces, incluida la famosa Estrella Púrpura. Me hubiese gustado, hace 8 años, que derrotara a Bush Hijo, responsable del desastre del Medio Oriente, pero el pueblo de E.U. sabe lo que hace. Como con Obama, no podemos esperar que Kerry se oponga a la naturaleza del imperio que lo hizo una figura mundial, ni que se rebele contra el Establishment. Ahora,  todos los libres pensadores y amantes de la paz, creemos más en los políticos USA decentes (tipo Carter), y que se pueda creer en su palabra. Dicen que Kerry es formidable negociador. Esperemos que lleve una política de equilibrio, que negocie como un profesional los intereses de su país sin creer en “teorías de las conspiraciones”, y que tenga valor de decirles a los agresores de derechas que “ese camino ha sembrando el mundo de terroristas por sus abusos e imposiciones”. Que trabaje con los demócratas y los hombres de buena voluntad, que respeten la dignidad y soberanía de nuestros pueblos, los hermanos pobres del traspatio. Es sólo una voluntad y un deseo, por si de algo sirvieran.

2.- Los sofistas.-
Esto jamás será Nación, como dijeron el Viejo Siso Sánchez y don Américo Lugo, mientras las llamadas “figuras públicas” sigan, como auténticos discípulos de Hipias y Georgias, tratando de que lo virtual sea la verdad, y viceversa. El jefe de la Finjus o “Finjas” y el ex presidente de la Suprema Corte de Justicia (y otro bolsón de juristas del “acomodamiento”), son responsables del Código Procesal Penal “de los delincuentes” (según lo bautizó el presidente del Tribunal Const., Dr. Milton Ray Guevara). No, pero ahora que, tal como venimos diciendo hace 8 años, se ha desbordado la delincuencia, sobre todo la impunidad y porque la delincuencia de toda gradación no teme a la Justicia, y porque los jueces han encontrado en ese CPP, una escalera con mil “bajaderos” para enmascarar las  pruebas y la íntima convicción (por plata), liberando maleantes; digo, esos señores (que los dos tienen la nariz con la descripción que hace Neruda de Eduardo Frei, el viejo), vienen con sofismas: “ah, eso es propio de la pobreza, de los problemas sociales, la sociedad; no de la Justicia, ni de las leyes, ni de los policías”.

Tú no puedes hacer un análisis si saqueas piezas fundamentales para que el “análisis” salga errado. Tal como dice el Nóbel gringo Upton Sinclair: “Usted no puede llegar a la verdad si quien le paga para que llegue a ella, lo hace precisamente para que no la encuentre” (citado de memoria). Eso le pasó a ustedes: quien pagó el CPP, como dijo ese eminencia que se llama Papi Luciano, no lo hizo para que hagan un Código adecuado a nuestras realidades e idiosincrasia; sino para que lo copiaran a la carrera. ¡Y eso fue lo que hicieron! Pero ahora no hay “valor cívico” para reconocer el error. Y vamos con los ejemplos:

3.- Los tigres asiáticos.-
Aquí, economistas y quienes no lo son, como el “Mil Caras”, iniciaron el sonsonete cuando los Chicagos Boy’s y Milton Friedman con su neoliberalismo: que trabajemos como los “tigres del sudeste asiático” para que nos desarrollemos, pero escamoteaban dos variantes (que por razones geopolíticas, y observen a Tailandia hoy, esos tigres no sólo recibían préstamos y ayuda de EEUU e Inglaterra, etc., sino que el crecimiento fue bajo dictadura, a costa de la libertad: Hong Kong (colonia británica con mercado abierto); Taiwán (mercado abierto, ayuda especial, ayuda militar, dictadura del Kuomintang, apoyado por USA); Corea del Sur (lo mismo, a tal extremo que la hija de dictador Park Chung-hee, asesinado por su propio jefe de la Escolta, Park Geun-hye, llegó, ahora, por elecciones, a la presidencia); Singapur y Malasia (la garganta del índico y con leyes de hierro, que cualquier americano que se orine en la calle, no hay autoridad de EEUU que pueda presionar para evitar la cárcel; y el ex  “dictador” Lee Kuan Yew, siguen él y su familia mandando después de 50 años, en un país “parcialmente libre”). Las islitas ricas son territorio USA, como Guam, etc.

4.- La Ley.-
Esos países, que eran pobres como nosotros, recibieron el apoyo Tesoro norteamericano ,y,  al igual que China, cuando por 15 años recibió de USA como “la nación más favorecida” en su comercio; se convirtió en segunda economía del mundo. Aquí no hay ley. ¿Quién se roba medio millón en esos países que caiga preso? ¿Ven? ¡Pamplinas! ¡Sapiencia limitada a discutir plepa y subterfugios, divagar en dislates! No hay pensamiento orgánico.