Listin Diario
24 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 12:58 AM
Puntos de vista 24 Diciembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
IDEANDO
Cultura de periódicos
Compartir este artículo
Heddel Cordero

Cuando vivíamos en Pimentel y éramos lectores voraces de los pocos diarios que llegaban al pueblo, nos deteníamos en las plumas que presidían las páginas de fondo de El Caribe y el Listín Diario, porque Manuel Mora Serrano, como excelente orientador y animador cultural que ha sido siempre,  nos había inculcado el valor que tenía para los diletantes literarios, “beber en esas fuentes”.

Cierro los ojos e inevitablemente releo a Carlos Armazon, Jack Anderson (ganador del Pulitzer en 1972), Carlos Curiel, Arturo Uslar Pietri, Freddy Gatón Arce, doña María Ugarte, etc.

Han transcurrido los años y el principio sigue siendo el mismo : leer a los que saben escribir y piensan inteligentemente nutre.

Todavía sigo respetando ese principio y los artículos de Federico Henríquez Gratereaux, Manuel Núñez, Manuel Mora Serrano, Bernardo Vega, Andrés L. Mateo, Carlos Alberto Montaner, Andrés openhaimer, Marcio Veloz Maggiolo, Silvio Herasme Peña, entre otros, siguen siendo mi gran escuela.

Además del caudal de conocimiento que destilan en sus artículos, la elegancia y la corrección  con que exponen sus ideas, son admirables y placenteros.

Es grande el contagio que originan en los que aspiramos a expresarnos con elegancia y corrección, aquellos que tienen la estatura de clásicos del oficio.

Aunque ello no hace el oficio ni gradúa a nadie de buen escritor, es una fuente válida para pulir el estilo y aprender fundamentos que luego pasan a ser herramientas claves para exponer con sencillez y precisión.

Los diarios, a través de sus mejores columnistas, constituyen una escuela en términos de conocimiento y de enriquecimiento profesional; elevan asombrosamente el repertorio de nuestro vocabulario y a la vez enriquecen el pensamiento.

Ellos son el vicio perfecto de la sublevación de los sentidos. A través de los mismos “vivimos” y sufrimos las historias ajenas , los dilemas universales de la fugacidad y la feria de las más diversas ideas del pensamiento universal.

La cultura de los diarios talvez no es una cultura de erudición, pero muchos grandes eruditos de la palabra y del pensamiento trillaron su camino al nóbel desde las páginas de un diario.

Ayer como hoy, los diarios siguen siendo recipientes valiosos para aprender y crecer. 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña