Listin Diario
1 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:12 AM
Puntos de vista 16 Diciembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
CON MIS OJOS
Licencia para cercenar vidas
Compartir este artículo
María Isabel Soldevila
maria.soldevila@listindiario.com

Cómo entender la relativización de la moral que llevó a los mismos legisladores que prohibieron el aborto en cualquier circunstancia (incluida violación, incesto o peligro para la vida de la madre), alegando la defensa de la vida, a pedirle al jefe de la Policía Nacional asesinar a todo presunto delincuente (“darle pa’abajo”), eso sí, sin cámaras de televisión ni periodistas presentes.

Amnistía Internacional reportó, con datos de la Procuraduría, que en 2011 “murieron a manos de la policía 289 personas”, frente a 260 en 2010. “Los datos indicaban que muchas de estas muertes podrían haber sido homicidios ilegítimos”.

Hay que decir, para que no se olvide, que en la sesión de la comisión de Interior y Policía en que los legisladores dieron “licencia para matar” a la PN, se debían conocer, precisamente, denuncias de asesinatos y abusos policiales.

Cuesta mucho ver que, incluso quienes condenan las escandalosas declaraciones de los legisladores intentan justificarlas con la preocupación ciudadana ante la inseguridad que se hace más palpable en zonas de clase media y alta.

Basta pensar en el caso de Francina Hungría, que tanto ha conmocionado a esta sociedad. Nadie esconde que mucha gente comienza a sentir temor.

Que las historias de horror se van acercando a casa. Lo que no podemos olvidar es que la violencia institucionalizada no resuelve el problema de la delincuencia.

El desprecio por la vida de algunos (generalmente mujeres, pobres, inmigrantes, “raros”, en fin, las “minorías”) pone en evidencia el arduo trabajo en cuestión de derechos humanos que tenermos pendiente.

La tragedia ocurrida este viernes en una escuelita de Connecticut obliga a reflexionar sobre el uso de las armas y la ligereza con que algunos seleccionan cuáles vidas deben salvarse y cuáles son prescindibles.

Al permitir estas “flexibilidades” nos arriesgamos a que todos seamos desechables.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña