Puntos de vista 1 Diciembre 2012
Comentarios 2 - último digitado en 1 Dic a las 11:12 AM
Tamaño texto
Con nombres y apellidos
Manuel Fermín

Con total desparpajo pretende ocupar el vacío político que deja la oposición desorganizada, “el grupo del odio”, que utilizando la Red le ha sacado provecho a la erupción sentimental de grupos de jóvenes, carentes de ideología, y cargados de la pasión del principiante, para enfrentar el liderazgo y el Gobierno peledeísta, sin embargo, por la concurrencia apreciamos que han logrado una convocatoria asombrosamente poca.

De Wikipedia pudimos extraer que en el psicoanálisis, Sigmund Freud define el odio como “un estado del yo que desea destruir la fuente de su infelicidad”. Esta intensa expresión de animosidad, ira y hostilidad hacia Leonel Fernández específicamente óque no es un estado emocional temporaló acaso no lo expresan este “salpicón” de personas: Juan Bolívar Díaz, Huchi Lora, Claudio Acosta, Álvarez Vega, Fausto Rosario, Tolentino Dipp, Radhamés Gómez hijo, George Rodríguez, Margarita Cordero, Altagracia Salazar, Andrés L. Mateo, Colombo, Cavada, C. Despradel, Guillermo Gómez, Ceara Hatton, B. Gautreauxó silencio más por razones de espacioó quienes se han propuesto seducir y cautivar lectores bajo la técnica de la manipulación informativa, o arte de hacer mentiras en su prisa por desacreditar el liderazgo morado. Esta emoción profunda de antipatía, rencor, disgusto, aversión, enemistad o repulsión hacia una persona, cosa o fenómeno, así como el deseo de evitar o destruir el objeto odiado, es descrito como odio (wikipedia).

Si escaneáramos los cerebros de estas personas precedentemente señaladas (los correlatos neuronales de odio han sido investigados) y le presentaron una foto de Leonel o de Danilo, seguro que habría una clara actividad cerebral por el odio que experimentan.

Meses después de el PLD ganar las elecciones nacionales, y haber conseguido quizás el mayor éxito de la historia de un partido político en la República Dominicana, ha ocurrido lo previsible: un deseo inmoderado de su aniquilación por vía de conjuntar las fuerzas de las redes sociales (Red y medios de comunicación) y las políticas (PPH e izquierda melódica) apostando por un proceso de violencia para llegar a estos resultados: presentar un ambiente de ingobernabilidad como resultado del “amaño” a que fue sometido el proceso electoral. Es decir, no permitir que el ganador se legitime con el reconocimiento.

Todavía no entienden que la estructura de lucha del PLD ha triunfado por encima del individualismo desafiante y desatinado del pepehachismo. Y esto se convierte en un aspecto especialmente embarazoso del actual rumbo de la “orquesta mediática”, pues han venido desafiando el tiempo con una estrategia incierta. 

Es decir, una actitud política y la contraria. Dicen ser demócratas y defender el sistema, pero a diario hacen todo esfuerzo por desprestigiarlo. 

Ahora queda claro para qué: ganar tiempo para embestir a los líderes peledeístas. Y no es arriesgado responder a ver qué sale en el 2016, aunque tienen que resolver un enorme acertijo: no tienen, según su estructura, el recurso humano de calidad y de liderazgo para conseguir objetivos políticos convenciendo a los demás de la conveniencia de sus designios. La verdad es que no gozan de simpatía ni de empatía con el pueblo. 

Sí se le acercan y se unen a ellos los ingratos que las administraciones de Fernández han premiado con pensiones, viajes, embajadas y funciones públicas importantes. A juzgar por el crédito que el público y la poca confianza que están mereciendo de la audiencia, sus objetivos están lejos de ser alcanzados.

Incluso, me atrevo a suponer que nunca tendrán peso político para desafiar la maquinaria partidista del peledeísmo y sus líderes más conspicuos. La supuesta lucha del “movimiento cívico” y de los “políticos democráticos” que le acompañan, reforzado por la incomprensión oportunista de quienes lo azuzan, será en vano. 

COMENTARIOS 2
Comentó: cleo1995
De: República Dominicana
Sr. Fermin, usted esta diciendo una verdad del tamaño de una catedral, estoy plenamente de acuerdo con su articulo. En lo personal, he dejado de ver el programa de Huchi Lora por todo el veneno que destilan El y su compañera Amelia Deschamp, son insoportables!!!!
1 Dic 2012 7:52 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: LosReyes
De: República Dominicana
Penoso es que, esos personajes para mentir, calumniar y destruirle la moral a cualquiera que baile su música se escudan en una mal entendida libertad de prensa. Son quienes han hecho que el pueblo crea cada día menos en las opinaones periodísticas. Han desacreditado a la prensa.
1 Dic 2012 11:12 AM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en Puntos de vista