Listin Diario
2 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 6:57 PM
Mundial de Baloncesto: Dominicana gana a Finlandia 74 a 68 puntos
Puntos de vista 21 Noviembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
MUCHACHOS CON DON BOSCO
Resolver los problemas
Compartir este artículo
Juan Linares, Sdb
jlinares@mdb.do

Es relativamente frecuente oír decir: “Estoy envuelto en problemas”. Efectivamente, son innumerables los problemas que hoy se presentan a nivel personal y a nivel institucional. Hay problemas por todas partes.

Los problemas pueden llegar a deprimirnos, a crear en nosotros situaciones de tristeza y a quitar la ilusión de nuestras vidas. En este sentido son muy peligrosos.

Ante este hecho, tan generalizado, afirmamos rotundamente: “Lo importante en los problemas es saber resolverlos”. No podemos dejarnos ahogar por los problemas, y por eso es muy importante que nos preguntemos, ¿cómo resolver los problemas?

Para ello, es fundamental la manera de ver o de enfocar dichos problemas. Los problemas hay que verlos, por lo general, como “situaciones por resolver”. Desde este enfoque, ese de ver estas situaciones como “algo que tenemos que resolver”, la postura que tomamos nos coloca ante un reto que hemos de enfrentar, a un compromiso que nos desafía, y por tanto, como cosa lógica nace en nosotros una actitud proactiva, creativa y orientada a la acción.

Si nos quedamos desde el enfoque “problema” la visión que tenemos es la de estar ante una barrera, ante un obstáculo, una complicación, ante algo que nos tiene atrapados, sin salida, y fácilmente provoca en nosotros la desesperación. Este calificativo de “problema” nos deja en una postura negativa y muchas veces pasiva.

Y que conste que no se trata de decir que no tenemos problemas, pues eso sería engañarnos, sino de analizar y saber tomar postura ante tantas situaciones que se nos presentan llenas de dificultades. Recordemos que los problemas son “situaciones por resolver” y hemos de enfilar nuestra mente y nuestros comportamientos en vistas a resolver, disipar, remediar y resolver dichas situaciones.

Si nos dejamos envolver y atosigar con la serie de problemas que en la vida se presentan terminamos considerándonos “víctimas” y no asumimos las responsabilidades que hemos de tomar y, fácilmente, culpamos a los demás de lo que nos sucede.

Si enfocamos el camino a seguir como acciones que hemos de resolver, comprobaremos que nace la esperanza y, de esta manera, se irán resolviendo los “problemas”.

Otro elemento de importancia en la resolución de los “problemas” es el ser capaces de reconocer que nos equivocamos. Todo el mundo se equivoca y por eso lo peligroso no es tanto equivocarse cuanto el no admitir que nos equivocamos.

Para reconocer la equivocación hace falta un poquito de humildad y la humildad es como una corriente de aire puro que desmonta posturas y suaviza relaciones, creando una plataforma muy buena para la resolución de problemas.

Además, para resolver los problemas, muchas veces, hemos de rectificar muchas posturas que hemos tomado.

Es de sabios reconocer errores y rectificar determinadas posturas que hemos tomado.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña