Listin Diario
25 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 9:42 PM
Puntos de vista 18 Noviembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
CONTACTO
Política cultural
Compartir este artículo
Mateo Morrison
msacalidadycultura@yahoo.es

3/5

Palabras del ingeniero Milton Morrison en la puesta en circulación del libro “Política Cultural en República Dominicana. Reto Inaplazable”.

Este libro nos hace recorrer de manera sucinta los acontecimientos más importantes ocurridos en el sector cultural en la segunda mitad de la década de los noventa. Es una especie de radiografía cultural que toma como punto de partida su labor en la Dirección de Cultura de la UASD en una época donde la universidad era el centro del quehacer social, político y cultural del país. En el momento cuando el poeta y trabajador de la cultura se jubilaba había creado 22 grupos artísticos y culturales diseminados en toda la geografía nacional.

Es por eso que la creación del Consejo Presidencial de Cultura, a través del Decreto 82-97, marcó un hito en el inicio del proceso que importantiza desde el poder ejecutivo la acción cultural, y que posteriormente tocó a Mateo Morrison pronunciar las palabras centrales en el acto de promulgación de la ley 41-00 que creó la Secretaria de Cultura, hoy ministerio, cuyo discurso está contenido en este libro.

Solo basta leer el artículo publicado cinco días antes de las elecciones nacionales, específicamente el 11 de mayo del 1996,  titulado “Declaración Pública de Mateo Morrison a propósito de los 50 años de la muerte de Pedro Henríquez Ureña y las elecciones nacionales y los programas de gobierno en el sector cultural”, para darnos cuenta de que la visión del país cultural que se alojaba en Mateo se erigía cual oráculo y ya predestinaba lo que los gobiernos terminarían haciendo por la cultura en sus cuatrienios.

Sólo la mezquindad más baja, perteneciente a los hombres menores, no por estatura ni edad sino por sus miserias humanas cuales José Ingenieros las sintetiza en el “hombre mediocre“, no podrían reconocer que de las diez (10) propuestas y planteamientos realizados por el autor se cumplieron nueve tal cual como las presentó el poeta e incansable trabajador de la cultura. Y digo nueve porque precisamente la propuesta incumplida corresponde a la décima, la cual decía:  “Destinar una suma no inferior al 1% del presupuesto nacional a la Secretaria de Cultura y una asignación especial equivalente por los meses que restan para concluir el año 1996” (cierro la cita). Como se puede demostrar, el monto del presupuesto sugerido no fue cumplido.

Cabe destacar que el libro incluye una cronología de los decretos que crearon la base y dieron paso al Consejo Presidencial de Cultura.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña