Listin Diario
20 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:10 AM
Puntos de vista 18 Noviembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
Cuánto gastas y te diré cuánto ganas
Compartir este artículo
Zaki Hazoury
zhazoury@hotmail.com

Hace ya algunos años yo escribía acerca de una experiencia vivida mientras participaba de una Conferencia Internacional en Curazao-Antillas Holandesas en el ano de 1968.

Me correspondió participar en un Comité de trabajo con un funcionario público de Curazao, quien laboraba en lo que aquí se conoce como Impuestos Internos o Impuestos sobre la Renta.

Debido a mis preguntas, el me explicaba que ellos como inspectores de esa dependencia eran de los funcionarios mejores pagados del gobierno y la razón era muy obvia según él; así se eliminaba por completo lo que nosotros conocemos como la picada o sea el dinero pasado por debajo de la mesa.

Ningún inspector necesitada de regalos, dadivas o como quiera llamársele y por lo tanto todos actuaban con transparencia y aplicaban en todo momento las leyes y reglamentos de la dependencia gubernamental.

Continuaba diciendo el amigo, que luego de recibir la declaración escrita del contribuyente, los inspectores investigaban a  la persona y/o la empresa en cuestión sobre lo siguiente: Donde y la calidad de la residencia, o sea donde vivía, los autos que poseía, la escuela donde asistían sus hijos, los clubes a los pertenecía, los viajes de recreo que hacía, etcÖ.

Esta apreciación del inspector muy seria y honesta, valga la aclaración, la tenía que presentar a un Comité, quien era el que finalmente  daba su dictamen sobre los impuestos a pagar al Estado. Si el contribuyente declaraba ingresos por ejemplo de algunos $5,000.00 mensuales (de esa época), no podía vivir en una residencia de primera, poseer tres automóviles, chofer, sus hijos no podían estar en un Colegio costoso y el tipo no podía visitar constantemente buenos restaurantes y pasarse algunos fines de semanas en resorts turísticos. Finalmente la apreciación importaba más que la declaración jurada y así las cosas,... entonces  le bajaban el brazo, o pagaba lo que se le exigía, o lo pagaba con cárcel.

Yo creo que si en este país quisiéramos reformar nuestro sistema y hacer lo que nunca se ha hecho, esta pudiera ser una forma de mejorar los ingresos del fisco y así penalizar de una vez por todas a los camajanes, que siendo funcionarios públicos exhiben tanta bonanza y riqueza ante los ojos de todo el mundo sin eructar.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña