Listin Diario
21 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:31 AM
Puntos de vista 14 Noviembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
REFLEXIÓN DEL ALMA
Juventud, tu vida y tus sueños
Compartir este artículo
Leonor Porcella De Brea

La vida emerge llena de circunstancias sorpresivas, que en ocasiones caen sobre uno encerrándonos en su trampa; operan como caja de pandora, mientras otras se presentan como áurea de la alegría. No todo  sale como se desea, eso no debe de fungir como freno de las ideas, más allá de esa conclusión como limitativo de los ideales. La vida está hecha de acontecimientos diversos que se desglosan y se suceden igual que el paso de los días silentes sin previo aviso, pero ofrece la determinación. Una circunstancia adversa no desmerita el curso de tu vida, tampoco las ocurrencias vivenciales, entendiéndose que hablamos de una vida normal, alejada de la delincuencia y de todos los males nacionales que afectan al dominicano. La fe en sí mismo es fundamental, la esperanza nunca debe morir, cuando algo no funcione no te sientes a lamentarlo, puedes cambiarlo si lo deseas, esforzándote.

Joven amigo, soñar no cuesta nada, detrás de esos sueños debe prevalecer su instauración; ilusiones con anhelos y deseos y gran dosis de voluntad facilitan reflexionar, efectuándose el inicio de la necesidad del hombre para recaer en el ideal que usualmente la juventud ociosa ni lo menciona rechazándolo instintivamente. Un ser humano sin ideal es un espécimen vacío que pierde el nombre de su origen vivencial. Ese individuo anda por el mundo a la deriva, sin norte, sin luz; con su mente obsoleta como su determinación de evolucionar, donde aflore en su intelecto requerencia de bienestar, que sólo se logra a través del trabajo y del bien común. No permitamos que nuestra juventud se pierda en el silencio de la nada como nómada lastimoso, corrompiéndose en su largo vagar y delinquiendo por falta de orientación. La mayoría de la juventud vive sin familia y ese divagar se establece como desertor de su esfuerzo vital, recurriendo a su supervivencia a cualquier precio. Si analizamos la razón, primordial del descalabro de parte de nuestra juventud, nos encontraremos con la ausencia total de valores morales, de amor, de esa ilusión de vivir que nunca debe faltar.

Las circunstancias terribles llevan una cadena interminable de hechos, que  terminan en la muerte, mientras con la vida puede fabricarse la voluntad  que  arrastre la superación del individuo.

Muchos jóvenes se sienten capaces de resolver su vida sin posibilidades y se prestan a delinquir. Luchar por adquirir a como dé lugar una base sólida que puede acercarlos a lo moral, aunque tiemble su capacidad para lograrlo es la meta; la  única forma correctora de la indolencia es batallar hasta alcanzar lo deseado; joven, prepárate, así ingresarás a la vida honesta. El mundo exhibe un juego de cartas audaces, sus pasajeros juegan a los números que tengan oportunidad de ganar, los más idóneos son los ganadores; en nuestra nación, el ciudadano apuesta al más capacitado, al mejor. Juventud, no pierdas tu tiempo corrompiéndote, que el corrupto, el delincuente y el narcotraficante, a la larga caen deshonrados. Maneja tu  nave expedita por el buen camino comprendiendo y aceptando sugerencias idóneas por tu felicidad,

Dominicanos, la vida debe fundamentarse en la comprensión. Siempre recordamos a Sócrates. Tenemos que acercarnos a la juventud ávida de todo; su vasta decepción se trasluce en rebeldía, con determinación se logra su capacitación. Urge descubrir a los corruptos para lograr estabilidad nacional, por ser también involucradores de jóvenes inocentes. La ausencia de la familia los afecta grandemente, estableciéndose una guerra antisocial insana, giros desafortunados en una vida de luchas, sin moral, ni logros positivos. Eduquemos nuestra juventud para engrandecer a la nación dominicana, porque indudablemente ella es el futuro de la Patria.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña