Listin Diario
1 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:34 AM
Puntos de vista 11 Noviembre 2012
Comentarios 1 - último digitado en 12 Nov a las 12:07 AM
Tamaño texto
La hora de chicanos e hispanos
Compartir este artículo
Silvio Herasme Peña

El triunfo indiscutido de Barack Obama el martes pasado ha dejado una lección única en la lucha social de los Estados Unidos .

Nunca como ahora se hizo clara la importancia de los chicanos (americanos de origen mexicanos) y de los hispanos en general .

En más de un 71% los chicanos y los hispanos votaron a favor del candidato del Partido Demócrata, en respuesta a todos los maltratos de los republicanos contra esa comunidad que hace con su trabajo aportes extraordinarios a la economía de los Estados Unidos .

Pero Mitt Romney prefirió a la extrema derecha blanca agrupada en lo que se define como “Tea Party” un segmento blanco norteamericano de línea dura, derechista, que odia a los hispanos, a los negros y a los chicanos .

Tea Party logró una fuerza inusitada hace algunos años cuando se impulso en la elección de la Cámara de Representantes. Ahora le fue bastante mal…¿Por qué? .

Bueno porque en la oportunidad anterior que se renovó el personal de la cámara baja, aprovecharon un momento en que el voto latino no estaba consciente ni activo .

Mucho ha costado concientizar a la población hispana para que saliera el día de las elecciones a reivindicar, reclamar y hacer ver su fuerza en los comicios .

El hecho de en que más del 71% de los votos hispanos en el se volcó hacia Barak Obama demostró a la ultraderecha blanca norteamericana que ha llegado un nuevo tiempo en la política de ese país .

Sólo así se pudo evitar que el fenómeno Obama, uno de los casos más extraordinarios de los últimos tiempos, no fuera una simple primavera tan breve como la de Praga, de hace mas de tres décadas. Un segmento de extrema derecha que mas bien recuerda los peores momentos de la campaña de horror contra los negros en el Sur de los Estados Unidos implementada por el terrorista Ku-Klux –Klan. Esa gente empalaba negros sólo por gusto, por un odio racial incontrolable .

Cuando en el 1863 el Presidente Abraham Lincoln abolió la esclavitud, y aunque la liberación fue de satisfacción para los abolicionistas, en los hechos el discrimen se quedó casi igual contra los negros, especialmente en el Sur .

Aunque los negros siempre lucharon por sus derechos así fuera contra el “apartheid” en el transporte y cuando apareció una heroína negra, Rosa Park, que se negó a moverse de su asiento y desencadenó una huelga de los trabajadores de su raza negándose a usar el transporte público hasta que el discrimen cesó .

Todos esos esfuerzos cristalizaron al compás de la lucha sin cuartel tanto de Martin Luther King como del enorme equipo de negros educados que le secundaron hasta que Kennedy decidió someter la ley de igualdad racial durante su gobierno; esa meta no la pudo cumplir Kennedy -porque lo asesinaron en noviembre de 1963- pero la complementó su sucesor, el presidente Lyndon Johnson .

Se debe recordar en este momento al líder de los espaldas mojadas de California, el sindicalista César Chávez que empeñó todos los medios para hacer valer los derechos de los obreros agrícolas chicanos .

El triunfo de Obama con un amplio respaldo de la minoría hispana le da sustento a una nueva esperanza política de ese segmento social que finalmente asciende como factor de poder en la política presidencial de los Estados Unidos .

Los hispanos y los negros han adquirido en estas elecciones un sitiar de respeto en el contexto político norteamericano .

Obama tendrá que resolver el problema de los inmigrantes, de la educación y la salud para latinos y la minoría afro norteamericana .

Ya connotados dirigentes políticos de derecha admiten hoy que Romney se entregó en manos de la extrema derecha de su país y no pudo regresar para reconciliarse con los hispanos que le dieron la espalda entregando sus esperanzas en las manos de Barak Obama .

Ya la elección de Obama no es una primavera coyuntural como la de Alexander Dubcek en Checoslovaquia en la década de los años de 1960, que terminó aplastada por los tanques soviéticos .

La reelección de Obama, según nos parece, es una alianza social y política de un núcleo duro de liberales blancos, de los negros e hispanos que acaba de cantarle su réquiem al Tea Party. Al menos así lo vemos entusiasmados desde estos litorales. Y creemos que así es.

COMENTARIOS 1
Comentó: franklinsuarez
De: Estados Unidos, Houston, Texas
ese es un excelente articulo pues todavia aqui hay muchos radicales que no entienden que la composicion de este gran pais ha cambiado y que las minorias rapidamente se estan convirtiendo en mayorias en muchos estados claves como que estableccido en esta historicas elecciones.
12 Nov 2012 12:07 AM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña