UN MOMENTO

Conciencia cívica

Mons. Ramón Benito De La Rosa y Carpio

Es necesario repetir, una y otra vez, que la solución de nuestros problemas, sean muchos o sean pocos, depende de todos nosotros.

Es necesaria la conciencia cívica, esa conciencia ciudadana que nos lleva a pensar que en cualquier nación, en cualquier sociedad, la responsabilidad, es de todos. Cuántas veces caemos en la tentación de echarle la culpa a otros: si la familia anda mal, le echamos la culpa a los padres o a los hijos, es una solución fácil. Si andamos mal socialmente, le echamos la culpa al gobierno o a las autoridades, cuando en realidad hemos de tomar conciencia de que todos tenemos que participar en la solución de los problemas, porque de una o de otra manera todos nosotros también somos parte de la causa de lo que nos sucede.

Recordemos aquella vieja frase que se repite: “Los malos prosperan allí donde los buenos no hacen lo que tienen que hacer”. La conciencia de esta realidad nos llega siempre a preguntarnos: ¿Qué hago yo para la solución de los problemas allí donde yo estoy?

La conciencia de que todos tenemos que ver con lo bueno y con lo malo que nos acontece, nos lleva a pensar en esa responsabilidad cívica y a tomar conciencia de ella.

Hasta mañana, si Dios,
usted y yo lo queremos.