Puntos de vista 3 Abril 2009
0 Comentarios
Tamaño texto
18 de marzo de 1861
Compartir este artículo
Francisco Cruz Pascual

El 18 de marzo de 1861 fue la fecha en que volvimos a ser españoles. Las razones nacieron en 1821, cuando el licenciado Núñez de Cáceres proclamó nuestra independencia del imperio español, pasando a ser territorio de la Gran Colombia. El problema político que esto suscitó, nos dejó reclamando la invasión haitiana. Pero, dejemos este episodio de grandes errores de información, los que dañaron la estrategia de José Núñez de Cáceres, para concentrarnos en el cuatrenio fatal: 1857-1861.

Estos cuatro años, serían un largo agonizar para la patria de Duarte, que olvidado en Caracas escribía cartas y hacía gestiones pro-patria. Veamos a José Gabriel García que nos dice “... el día 27 de abril de 1860 Santana se dirigió a la Reina en término que no dejaban dudas de que el interés de su gobierno era anexar el país a España, nación de la cual, decía Santana, los dominicanos no debieron haberse separado nunca”.

Los últimos preparativos para la anexión fueron llevados a cabo desde el 4 al 16 de marzo de 1861. Todo estaba preparado, Santana dictó un decreto anunciando una nueva tasa de cambio para el papel moneda a razón de 250.00 pesos nacionales por un peso fuerte español, el anterior nivel de cambio era de 500.00 por uno, con este nuevo decreto los seguidores del General Santana se lucraron y al llegar la anexión, pasando a circular el peso fuerte español cambiaron al 250.00 por uno, esta acción dejó beneficios cuantiosos a sus seguidores.

Sobre esto comenta García “...resultaba evidente que mucha gente de su partido iba a quedar más beneficiada por este decreto cuando los españoles les dieran inicio a la amortización del papel moneda”.

Pero ahí no se detenía el lucro de la anexión, (como dije antes citando a García), Santana llamó a sus partidarios y les repartió los bienes nacionales antes de consumar la anexión; hizo ascensos militares y repartió terrenos en pagos imaginarios, los santanistas hicieron una fiesta lucrativa con la muerte de la República.

Su plan era quedar en buena posición económica y en cargos y rangos importantes en la nueva colonia española.

Se proclamó la anexión el 18 de marzo 1861, y no tardó mucho tiempo para que explotaran las protestas, en San Francisco de Macorís, Moca, Puerto Plata, Monte Plata, Montecristi, etc., se tuvo que usar las armas para calmar al pueblo, pero al final la superioridad militar sofocó las revueltas. Hubo fusilamientos, siendo los más importantes los del mocano José Contreras y el General Francisco del Rosario Sánchez. Hubo que deportar, al General Eusebio Manzueta, y al Padre Fernando Arturo de Meriño, estos fueron muy sonados y criticados en aquel momento histórico.

En medio de ese estado de cosas, el General Pedro Santana recibió el título de Capitán General de la Provincia de Santo Domingo. El General, llenó de recursos económicos, empezó a nombrar a sus allegados en forma unilateral, esto le costó su primer disgusto con las autoridades españolas de Cuba y Puerto Rico, de las cuales él despedía jerárquicamente, ya no era su finca personal. Ese territorio que él creyó siempre su finca, tenía nuevo amo, este amo estaba organizado y había que rendirle cuentas.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar