Imprimir sin imágenes
Listin Diario
18 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:26 AM
Puntos de vista 9 Junio 2008
0 Comentarios
Tamaño texto
En el día de tu graduación
Compartir este artículo
Fray Junípero Casablanca

Hoy te gradúas de la escuela y al recibir ese diploma concluye una etapa muy importante de tu vida. La ceremonia de graduación es solamente un instante en el que recibimos de manos del director un reconocimiento por el esfuerzo realizado durante doce largos años de estudios y sacrificios.

Años que para mí han pasado volando ya que parece solamente que fue ayer que te llevé a la escuela de la mano (en la otra tenías una loncherita en la que llevabas la merienda) y así te entregué a las manos de tus maestros y maestras para que formaran tu carácter y llenaran tu cerebro de los conocimientos que te han preparado para la siguiente etapa de la vida.

Los conocimientos académicos son apenas una muestra de todo lo que has aprendido durante los últimos doce años. Una gran parte de la educación ha ocurrido en el hogar junto a papá y mamá y tus hermanos.

Esos momentos sentados en la mesa cuando hacías la oración y encomendabas tu vida al Señor. Fue allí donde aprendiste a orar y a presentarle tus problemas y tu diario vivir al Señor todopoderoso. En el hogar aprendiste a respetar a tus padres, aprendiste lo hermosa que es tu familia, conociste el amor familiar y bajo ese marco protector te fuiste haciendo miembro de una sociedad.

Es ese amor fraterno que te servirá de base para todo lo que vas a enfrentar en el resto de tus años. Allí a la casa trajiste a tus amigos y amigas y aprendiste la diferencia entre lo bueno y lo malo.  Celebraste muchos cumpleaños y fuiste testigo de tantas fiestas de Navidad, encuentros de Semana Santa, y claro, allí aprendiste lo corta que es la vida y los buenos consejos de cómo aprovecharla para hacer el bien a los demás. Pero lo más importante de la educación en el hogar es el amor incondicional que has recibido de tus familiares.  

Ahora la escuela te honra con un diploma y al hacerlo te reconoce como bachiller y te permite pasar a una nueva etapa de tu crecimiento como ser humano. Ahora puedes ir a la universidad. Eso es un privilegio que no se puede subestimar ya que son muchos los que ni siquiera llegan a graduarse de bachillerato y pocos los que se gradúan de la universidad. 

A la vez, este privilegio es la oportunidad para convertirte en un ser humano más valioso para la sociedad, ya que podrás brindar un aporte aún más importante al desarrollo de tú país y de tu sociedad, a través de tus conocimientos y de tú profesión.  Decía mi padre que la mejor inversión que se hace es en la profesión de los hijos.

Esto porque a los hijos les puedes dejar dinero, casas, carros y cosas que fácilmente se pierden, pero para perder la educación, tienes prácticamente que perder la vida. La educación es un legado que recibes de tus padres y de tus maestros a través del esfuerzo, del sacrificio y del estudio, para que puedas hacer de tu entorno un mundo mejor.

Y es que la educación se aprovecha mejor cuando la usas para servir a los demás. Es la sublimación de ese amor que recibiste en el hogar, en tú escuela, y de tus amigos y amigas convertido en el amor que compartirás luego con toda una sociedad. Es así que se cambian las cosas en nuestro país y hacemos de él una patria mejor.

Pues ahora ya no piensas como un niño, ahora las cosas se ven de otra manera. Tienes más objetividad, conoces las reglas, sabes de Historia, conoces los errores que han cometido los seres humanos durante su larga trayectoria, aprendiste psicología, conoces las matemáticas y las aprovechas al máximo cuando mides, cuando manejas el dinero y cuando observas las manecillas del reloj y el velocímetro del automóvil.

La música la tenías en la sangre pero ahora las notas musicales y los sonidos que llegan a tus oídos tienen otro significado. Sabes escribir correctamente y ahora puedes plasmar en hojas de papel tu pensamiento. La computadora te ha permitido llevar aún más lejos lo que piensas ya que tienes acceso inmediato a los conocimientos de todo el mundo y las distancias que nos separan de otros países ahora no existen, ya que podemos comunicarnos instantáneamente con personas que están en sitios muy lejanos.

En los deportes aprendiste la disciplina personal, aprendiste que la salud depende del ejercicio y de la distancia que le pones a los vicios. El ocio se manifiesta rápidamente en nuestro cuerpo ya que se entorpecen nuestros movimientos y también nuestro cerebro. El buen comer es parte de la salud y ya conoces lo mal que se siente cuando comemos en excesiva o indebidamente.

Pero lo más bello de esta graduación es que te abre las puertas a un mundo nuevo donde ya adquieres una libertad completamente distinta.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar