http://images2.listindiario.com/image/article/53/680x460/0/9C798DB8-EB9A-4F4D-A506-49F572FC0339.jpeg
Imprimir sin imágenes
Listin Diario
29 Agosto 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 7:01 PM
LD- Lecturas de Domingo 27 Enero 2008
0 Comentarios
Tamaño texto
Campaña
Anatomía de una actividad proselitista
  • Las actividades proselitistas a la dominicana tienen enormes costos económicos y constituyen demostraciones de fuerza en las que los candidatos buscan convencer de que atraen más gente.
Compartir este artículo
Yaniris López ,Virginia Rodríguez G. , Gabriela Read, Elizabeth Phipps R.
De los balcones y las ventanas de las casas y edificios se asoman caras y brazos que saludan a la caravana. El punto a enfocar se encuentra en la parte trasera de una camioneta o en el tragaluz de una jeepeta. Es un hombre. Se le ve sonriente, ondeando las manos mientras despacha frases de agradecimiento. Si baja del vehículo, no le alcanza el tiempo para dar y recibir besos y abrazos. Saluda a todos quienes los encargados de su seguridad permiten acercarse.

En ocasiones, él mismo se desvía y tiende sus manos para que lo toquen. No parece importarle la cara mocosa del niño que no entiende por qué lo levantan en vilo y lo obligan a saludar a ese señor que no conoce o que sólo ha visto en fotos, ni el tizne que lleva en la ropa una anciana que lo agarra fuertemente por los hombros y le habla a la cara como si fuera su hijo. Reparte fundas con alimentos y sobres con algún “cariñito” en efectivo.

Algunos empujan y se acercan lo suficiente para entregarle una carta, un regalo o pedirle un favor. Tienen que aprovecharse, quién sabe cuándo volverán a tener tan cerca al presidente de la República o al candidato de ese partido que promete gobernar el país mejor que el resto.

Si la caravana termina en una concentración, un mar de banderas oculta los miles de rostros que miran fijamente hacia una tarima a la espera de que empiece un acto que tiene, siempre, la misma forma y, casi siempre, el mismo contenido. Ni la espera, ni el sol abrasante o la lluvia pertinaz estropearán el encuentro de compañeros que aseguran que una sola gota derrama un vaso de agua y por eso su presencia es importante en ese lugar.

A medida que avanza el acto, vitorear el nombre del líder, agitar las banderas y aplaudir cada vez que termina un enunciado, aunque las palabras apenas alcancen a ser escuchadas, evita que el cansancio y el aburrimiento cuaje los ánimos. Es un mitin político.

Todos los partidos disponen de fondos para las actividades proselitistas. Además de lo que les corresponde según la Ley Electoral (275-97), reciben donaciones de amigos, empresarios “solidarios con la causa” y de los propios miembros del partido.

De los preparativos generales se encarga el comando de campaña, que decide las fechas, los lugares y el tipo de evento que se llevará a cabo y gestiona los permisos con los organismos competentes. De los pormenores se encargan los presidentes y delegados de las circunscripciones de cada municipio. Ellos convocan a la gente y deciden quiénes tomarán la palabra. Todo queda organizado desde esta pequeña base comunal que, según los partidos, varía entre 30 y 50 personas.

“Una actividad pequeña, provincial o municipal, puede programarse en unos días. Un evento regional o nacional se tomaría varias semanas”, asegura Carlos Gabriel García, director de comunicaciones de Miguel Vargas Maldonado, candidato presidencial por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

El partido proporciona los vehículos que trasladarán a los militantes organizados al lugar del encuentro y les da dinero para la gasolina a los que se ofrecen a llevar sus vehículos. Los simpatizantes no organizados irán por su cuenta, pero eso no quita que se den aventones solidarios o que se ofrezcan incentivos económicos a propietarios de vehículos para que asistan más personas.

Mientras más lejos, mejor se paga el trasporte. Si la actividad es en la capital, el alquiler de una guagua ronda los 2,500 pesos, pero si la misma guagua viene de Dajabón, puede cobrar 8,000. Otros gastos directos se van en afiches, banderas, gorras y camisetas que serán repartidos antes y durante la actividad. Un motorista puede cobrar hasta 1,500 pesos por formar parte de una llamativa y lenta caravana que recorre las calles ondeando banderas.

Ahora bien, si se gasta tanto, si en el proceso todo es pérdida, ¿por qué insisten los partidos en hacer mítines? “Para demostrarle fuerza al otro partido y medir la reacción de la gente cuando recibe al líder”, dice Altagracia Pérez, dirigente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

El éxito de un mitin, por tanto, se medirá por el tamaño de la mancha de color que se forme en el encuentro, la cantidad de calles taponadas y el largo de la caravana. “El mitin en la actualidad es más bien un espectáculo”, considera el sociólogo Ramón Tejada Holguín. Se trata de fortalecer los vínculos con una población votante, pero son actos cada vez menos importantes, a juicio del experto.

“Uno sabe que se le paga a la gente, a los motoristas, a los carros públicos. Es un intento de demostrar fuerza. Es parte del carnaval electoral”, dice.

La estrategia de los partidos minoritarios

En los partidos minoritarios, las actividades proselitistas no suelen tratarse de mítines, sino de “encuentros”. No pueden ofrecer pollos ni cerdos, pero, por cortesía, brindan a sus invitados al menos un refresco o un jugo. Dicen que la escasa asignación presupuestaria que reciben de la Junta Central Electoral no les permite darse esos lujos ni realizar grandes despliegues logísticos.

La mayor parte del tiempo tienen que acudir a la solidaridad de sus miembros, a quienes piden “una cuota de sacrificio” con la cual solventar los gastos de la campaña. Sin embargo, exhiben su forzosa austeridad con orgullo, pues argumentan que sus dineros provienen fuentes claras y respetables. Con un cronograma de actividades limitado, los partidos emergentes aprovechan los encuentros no sólo para socializar con los simpatizantes, sino también para presentar al mismo tiempo sus programas de gobierno y armar pequeños caravaneos con los mismos vehículos de los concurrentes. Y, como dicen estar en franca desventaja ante los partidos mayoritarios, también acuden a otras estrategias.

“La fortaleza de nosotros está dirigida a trabajar directamente con el pueblo, en las riberas, en las cañadas donde están los pobres, ahí estamos nosotros dándole asistencia social o de orientación, llamándolos a despertar para que voten con la cabeza, no con el estómago”, dice Trajano Santana, candidato a la presidencia por el Partido Revolucionario Independiente (PRI).

“Nosotros pusimos en rigor la nacionalización del partido, en primer lugar, y ahora nuestra estrategia es la formación de núcleos de tres personas en colegios electorales que funcionarán en cada mesa electoral”, explica a su vez Erasmo Vásquez, jefe de campaña del partido Alianza Popular, que promueve a Pedro de Jesús Candelier como candidato a la presidencia.

José Israel Cuello, politólogo
 ¿CÓMO SE LLEVA A CABO UN MITIN?

A base de mucho dinero. En la campaña anterior, para las presidenciales, el mitin de cierre tenía un presupuesto de seis millones de pesos. Ahora los costos son semejantes o competitivos.

¿CUÁLES ELEMENTOS NO DEBERÍAN VERSE INVOLUCRADOS EN ACTIVIDADES PROSELITISTAS?

Desde fuera, dirán ellos, es muy fácil pontificar. Una cosa es lo ideal y otra muy distinta es lo necesario. Así es que se gana, no de otra manera. ¿Puede concebirse una manifestación política de masas sin ron y sin guaguas y sin dietas? Ni los entierros de Balaguer, de Bosch o de Peña Gómez, a los cuales podía requerírseles espontaneidad, registraron ausencia de esos recursos supremos de la manifestación política en la República Dominicana.

¿CONSIDERA NECESARIO LOS MÍTINES POLÍTICOS?
Son necesarios en la medida en que unos los hacen y se los imponen a los otros, no importa quién sea el uno y quiénes sean los otros. Nadie puede sustraerse a ellos, y si las minorías no los hacen es porque la minoridad se establece en política por la misnuvalía de recursos económicos.

¿ES CIERTO QUE ÉSTOS MIDEN LA FUERZA DE LOS PARTIDOS? Mide las fuerzas de la recaudación. También podría medir la capacidad del liderazgo para la repartición de lo recaudado.

¿CUÁLES ELEMENTOS DEBERÍAN INCLUIRSE EN UNA BUENA CAMPAÑA?
Los que tratan acerca de qué se propone para la solución de los problemas nodales que afectan a la población que se pretende gobernar. Pero esos temas no pueden tratarse macerados en ron.
COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar
Más en LD- Lecturas de Domingo