Listin Diario Logo
03 de diciembre 2016, actualizado a las 05:46 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC32ºC
Las Mundiales miércoles, 20 de mayo de 2015
0 Comentarios

PRESENTA LIBRO

Insulza defiende haber dejado la puerta abierta para que Cuba vuelva a la OEA

  • Insulza defiende haber dejado la puerta abierta para que Cuba vuelva a la OEA
    Opinión. “La OEA es tan de Cuba como de los otros países”. “Cuando llegué a la OEA, este era un tema tabú. No se podía hablar de Cuba porque era un asunto que provocaba divisiones', expresó Insulza.
EFE
Washington
El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, afirma haber dejado la puerta abierta para la vuelta de Cuba al organismo en "Gobernabilidad democrática", un libro presentado ayer en el que hace balance de sus diez años de gestión.

"El retorno de Cuba al Sistema Interamericano podrá tomar distintas formas, pero nosotros hemos dejado la puerta plenamente abierta para ello", afirma en un capítulo dedicado a Cuba con el título "El diálogo solo es posible con la inclusión de todos".

Bajo el mandato de Insulza se produjeron tres hitos en las relaciones entre la OEA y Cuba: en 2009 se levantó la suspensión de Cuba, en 2014 el chileno se convirtió en el primer secretario general en viajar a la isla en cinco décadas y en 2015 el país caribeño participó por primera vez en una Cumbre de las Américas.

"Este es un camino a medio recorrer, esperemos que continúe con la secretaría general de Luis Almagro. ¿Porque Cuba es un modelo? No. Porque la Carta de la OEA dice que son miembros todos los países independientes que firmaron el documento. Y, por tanto, Cuba es tan miembro de la organización como cualquier otro", dijo hoy Insulza en la presentación de su libro en la sede del organismo en Washington.

Cuba, miembro de la OEA desde su creación en 1948, fue suspendida en 1962 tras el triunfo de la Revolución liderada por Fidel Castro debido a su adhesión al marxismo-leninismo en el marco de la Guerra Fría entre el bloque capitalista encabezado por EE.UU. y el comunista dirigido por la Unión Soviética.

El organismo continental no revocó esa decisión hasta 47 años después en la Asamblea General de San Pedro Sula (Honduras) de 2009, que Insulza considera un "antecedente directo" de la historica participación de Cuba en la Cumbre de las Américas celebrada el pasado abril en Panamá.

Cuba no había participado nunca en esos foros y en Panamá lo hizo además en el contexto del deshielo entre la Habana y Washington.

En enero de 2014, Insulza estableció el primer contacto oficial de la OEA con Cuba desde su suspensión al asistir en la isla a la segunda cumbre de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y El Caribe (CELAC).

"Se trata de un esfuerzo de toda América Latina y el Caribe por sentar con fuerza el principio de la inclusión y esta Secretaría General está orgullosa de su participación en él", sostiene Insulza en su libro.

Convencer a Cuba de que se reintegre en la OEA es también una de las prioridades de uruguayo Luis Almagro, que asumirá el liderazgo de la OEA el 26 de mayo por un solo mandato de cinco años y tiene buenas relaciones con el Gobierno de Raúl Castro, fortalecidas en sus años de canciller.

Cuando se levantó su suspensión del organismo, el Gobierno cubano dejó claro inmediatamente que ni había pedido ni quería regresar a la OEA, una organización a la que acusa de estar al servicio de los intereses de Estados Unidos con "una historia tenebrosa y entreguista", según dijeron entonces las autoridades de la isla.

"Conscientes de las reticencias de Cuba en el tema, se estableció que si su Gobierno deseaba reincorporarse a la Organización debería manifestar su voluntad de llevar un diálogo con el Consejo Permanente (de la OEA) sobre los temas de la agenda de la región y los acuerdos alcanzados en el medio siglo en que Cuba había estado excluida", relata Insulza.

"Aunque era obvio que ese diálogo no sería obstáculo para su retorno, Cuba no ha tomado hasta ahora esa opción", añade, en alusión al desinterés que la Habana ha mostrado hasta ahora por reintegrarse en la OEA.

No obstante, el político chileno defiende el avance logrado con respecto a la isla durante su década al frente del organismo continental, en el que, cuando llegó, "el tema de Cuba parecía haber desaparecido de la agenda", señala.

"El intento frustrado que había emprendido el ex secretario general César Gaviria a mediados de la década de los noventa para poner fin a esa aberración (la suspensión de Cuba) parecía haber desanimado cualquier nuevo esfuerzo", sostiene.

"Parecía existir ya un acuerdo tácito de no tratar el tema de Cuba en la OEA, lo cual era arbitrario, pero permitía vivir en paz con un asunto en el cual los países de América del Norte y la mayor parte de los de América Latina y el Caribe no se pondrían de acuerdo", agrega.

Insulza asegura que dejó claro desde sus primeros años como secretario general que esa situación no podía continuar y que, aunque no quería imponer el retorno sin consenso, insistió en que había que buscar un acuerdo para superar esa situación.

Diez años después, cuando le queda menos de una semana al frente del organismo continental, el chileno se congratula de dejar la OEA con "la puerta abierta" para que Cuba vuelva.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Más en Las Mundiales

    Descubre