http://images2.listindiario.com/image/article/417/680x460/0/38C29CAF-FBC4-4DE4-B596-551269F17C73.jpeg
Listin Diario
3 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:55 AM
Las Mundiales 29 Enero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
EX GUERRILLERO

Defensa del exdictador guatemalteco Ríos Montt en manos de un antiguo enemigo

Compartir este artículo
Carlos Arrazola | EFE
Guatemala

La defensa del ex dictador guatemalteco José Efraín Ríos Montt, acusado de genocidio y delitos de lesa humanidad por la sangrienta represión militar que emprendió contra indígenas durante los 15 meses que presidió de facto el país, está en manos de un antiguo enemigo político suyo.

Danilo Rodríguez, el abogado que encabeza la defensa del anciano militar, luchó en sus años mozos contra el Ejército que dirigía Ríos Montt y desde la clandestinidad insurgente promovió el derrocamiento del régimen dictatorial que éste intentó instaurar entre marzo de 1982 y agosto de 1983.

Treinta años después, Rodríguez reaparece en la vida política de Guatemala para defender a Ríos Montt, su otrora jurado enemigo, alegando su inocencia, argumentando que los cientos de asesinatos de indígenas ixiles cometidos por el Ejército no fue genocidio, sino solo "excesos", y acusando de "extremistas" a quienes reclaman justicia.

A mediados de los años setenta, recién graduado de abogado en la estatal Universidad de San Carlos de Guatemala, Rodríguez, hasta entonces miembro de la juventud de la desaparecida Democracia Cristiana, se une a las filas de las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR), una de las cuatro organizaciones guerrilleras que integraron la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG).

"El Viejo", como le llamaban los guerrilleros y activistas sociales que dirigía, en el verano de 1992 decidió que la guerra de guerrillas no era lo suyo, abandonó las filas de las FAR y aprovechó una amnistía vigente para entregarse al Ejército y "retomar" su vida.

Su "cambio de bando", como consideran algunos exguerrilleros, no es tal asegura Rodríguez, quien dice que sigue siendo un hombre de izquierdas pero que antepone su ideología a la "inocencia" de Ríos Montt.

El ex general golpista, de 86 años, quien llegó al poder tras encabezar un golpe de Estado que derrocó al también general Fernando Romeo Lucas, dice Rodríguez a Efe, le pidió a principios de 2012 que dirigiera su defensa porque le consideraba "gente honrada".

Tras consultarlo con "gente de izquierda", compañeros suyos que al igual que él están convencidos de la inocencia de Ríos Montt, explica, aceptó encabezar su equipo de defensa y diseñar su estrategia de descargo.

Él y sus compañeros "de izquierda" que no identifica "estamos convencidos de tres cosas: no hubo genocidio; los señores de las organizaciones éstas (de derechos humanos que acusan a Ríos Montt) lo que buscan es atizar un conflicto innecesario en el país, y la aplicación de una sentencia injusta (en contra de su defendido) sería un retroceso para el Estado de derecho".

Quienes dentro de la izquierda guatemalteca y las organizaciones de derechos humanos y la sociedad civil le acusan de "traidor" por haber paso de "un extremo a otro", se defiende Rodríguez, "son gentes periféricas".

Por "periféricas", precisa, no se refiere "a la gente de la URNG", con quien compartió un proyecto revolucionario en el pasado, sino "a los querellantes" del proceso contra Ríos Montt, es decir, las organizaciones de derechos humanos y las víctimas de la represión militar dirigida por éste.

Miguel Ángel Sandoval, líder de la antigua guerrilla y ex candidato presidencial de la URNG, dice que las palabras de Rodríguez "no tienen ninguna relevancia".

Ríos Montt "es un criminal defendido por un paria político. La izquierda tiene valores y principios que este saltimbanqui (Rodríguez) no llegó a conocer", dijo Sandoval a Efe.

Se prevé que mañana, lunes, el juez Miguel Ángel Gálvez, titular del juzgado Primero B de Mayor Riesgo, decida si Ríos Montt y su colaborador y también exgeneral José Rodríguez, son llevados a juicio bajo cargo de genocidio y delitos contra la humanidad por la matanza de 1.771 indígenas de la etnia ixil.

La decisión de Gálvez será histórica: si es adversa al anciano militar, su juicio será el primero y más emblemático en la historia jurídica de Guatemala contra un ex jefe de Estado por los crímenes cometidos por el Ejército durante la guerra de 36 años que se libró en este país entre 1960 y 1996.

Y si su fallo favorece a Ríos Montt, la gloria puede ser para Rodríguez, el exguerrillero que defendió a su antiguo enemigo. EFE

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña