DE LIBROS Y LIBRERÍAS

¿Es permitido estar triste?

María Antonieta Ronzino

Al hacer esta  pregunta, pensarán que estoy loca o enferma, pero es que a veces  nos sentimos tan cargados que la cabeza nos pesa, no la queremos tener en su lugar, y es la tristeza la que nos hace sentir  así. Hugh Mackay dice: “Todo el mundo desea ser feliz, pero afrontar las desdichas también es parte importante de la vida”.

Leemos en el artículo que escribe Mackay, que encontré sin buscarlo, que parece que nos hemos vuelto temerosos de la tristeza y solo ponemos énfasis en la felicidad, que, sin embargo, es muy escasa e intermitente. Por ejemplo, me da pesar comprobar una vez más que no nací para ser negociante, ni mis hijos tampoco, pues con todos los que nos relacionamos en ese aspecto nos  hacen un desastre, nos amenazan si le cobramos, nos maltratan, ofenden, cuando les recordamos la deuda o el compromiso o acuerdo establecido y no hay forma de que nos respeten y nos paguen. Tenemos que resignarnos a esperar si alguna vez la persona cumple lo que  promete todo el tiempo, sabiendo uno que son puras mentiras, que son parte de otro guion de una mala película. Nos acusan de acoso, nos señalan que nos van a llevar a la justicia o a lo que ellos quieran alegar. De esa manera, todo un embajador se me fue con siete meses de casa; otro, con ocho; a otro tuve que acceder a darle todo el tiempo y dinero que pidió, y al otro lo estoy  esperando impotente y sin ninguna esperanza de conseguir que pague la deuda.

Las relaciones personales pueden ofrecernos satisfacciones muy profundas

y hacer una aportación  enorme a nuestro sentido de plenitud, pero muy a menudo pueden ser nuestra mayor fuente de decepción, angustia y tristeza. Por eso, de todo eso debemos aprender, aunque cuando estamos en medio de la tristeza lo único que pensamos es que la vida es cruel, injusta, y es en esos momentos que vemos a la felicidad como la única y mejor meta a la que se pueda aspirar. Sin embargo, es  conveniente recordar que la riqueza de la vida radica en una interacción constante entre luces y sombras.