http://images2.listindiario.com/image/article/422/680x460/0/0CE521DB-144B-4794-90CE-ED922D98C684.jpeg
Listin Diario
21 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:25 AM
La Vida 21 Febrero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
REFUGIO
Mis abuelas
Compartir este artículo
Sylvana Marte
sylvanamarte@hotmail.com

A mí me llena de mucha emoción hablar de mis abuelas; primero, porque han sido mujeres de las cuales me siento muy orgullosa, y, segundo, porque he aprendido bastante de ellas. Mi abuela paterna murió hace un tiempito y todavía no me acostumbro a su ausencia. Con ella aprendí que “la oveja mansa se mama su teta y la ajena”. Mamá Rosa, como le llamábamos, no era la que estaba discutiendo para exponer su parecer. Ella dejaba que las cosas corrieran. Se hacía la “tonta” y al final lograba su objetivo.

Se mostraba que como que no sabía de nada, pero era ella quien se aprovechaba de los demás. Para ella el estudio era lo primero. Enviaba a mi papá a la escuela a escondidas de su marido, claro, no puedo olvidar que era muy machista. Decía: “Yo quiero a todos mis hijos, pero prefiero a los varones”. Por otro lado, está mamá Caridad, la madre de mi progenitora. Esta es todo lo contrario. Dice lo que tiene que decir sin importar el criterio de los demás. Expresa lo que piensa (yo salí a ella). Usa la lógica y es capaz de ver lo que otros no ven. Algo que me gusta de ella: Como es la abuela se supone que está por encima de todos, pues los años deben de pesar en algún lado. Al menos en mi familia es así. Mamá Caridad ante algún relajo dice: “Conmigo no relaje, que tú y yo no somos compañeras”, es decir, por su edad está por encima de todos.

Yo disfruto de esas mujeres que tienen un paquete de años encima, llenas de historias, experiencias vividas y sabidurías. Y me duele cuando los jóvenes se expresan de forma despectiva sobre estas personas. En eso los padres y las madres somos culpables. He escuchado a hijos decirles a sus padres “cállese mamá, usted no sabe de eso”. Me parece una falta de respeto grave, pues esos años pesan y hay que honrarlos.

Esa vieja llena de arrugas y de vivencias son capaces de ver lo que por la juventud y las inexperiencias nosotros no podemos observar. Son “brujitas” que pueden “predecir” el futuro. A quién no le ha dicho una abuela “no te vayas por ahí que te irá mal” y después vemos los resultados. Besos a todas las abuelas del mundo.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña