Listin Diario Logo
21 de agosto 2017, actualizado a las 01:22 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC32ºC
La Vida miércoles, 20 de febrero de 2013
0 Comentarios

FOLCLOREANDO

Tiempo de carnaval 

  • Tiempo de carnaval
Xiomarita Pérez
xiomaritabaila@gmail.com

No me canso, ni me cansaré de mi discurso en contra de la injerencia y comercialización de los carnavales dominicanos, donde a los entes que practican ese hecho no le dan oportunidad de ser creativos, de volar con sus propias alas. Los carnavales de todo el país son todos igualitos, las mismas comparsas van a todos los sitios. Bueno, en realidad, es una manera de “picar”, es un trabajo. Pero ¿en realidad estamos proyectando nuestra identidad provincial, regional y nacional?

“Esos son aigunos”, diría un cibaeno embullao, por no decir un santiaguero, provincia con uno de los carnavales más preciosos, más llamativos y con identidad que todavía no lo ha arropado la modernidad y la comercialización.

Hay tres puntos principales que hay que resolver. El primero es que a estos carnavaleros no se les habla del significado del carnaval, la identidad, el aprecio por lo que le pertenece y por eso viven inventando, se dejan influenciar, sin tener el mínimo concepto de lo que es la cultura que ellos promueven.

El segundo punto es la comercialización, que no es lo mismo que una industria cultural. Son personas o empresas que su único interés es hacer dinero a costa de los hacedores del folclore, en este caso del carnaval en sí, además de no pertenecer al pueblo que comercializa su carnaval.

El tercer punto es querer ser lo que no se es, en cuanto a identidad, tomando de referencia a los carnavales de carnestolendas, haciendo comparaciones e importando música de otros países para musicalizar nuestros carnavales, y accesorios y vestuarios para igualarnos a ellos.

Nuestro carnaval es cultural, es patriótico y esa marca es la que nos enorgullece como dominicanos. Cada país tiene sus costumbres y tradiciones y debe sentirse orgulloso. Nosotros tenemos más riquezas culturales que muchos países, pero esas naciones explotan lo poco que tienen con orgullo y sienten un apego tan grande a sus cosas que podríamos copiar, pero no sus costumbres  ni sus tradiciones sino su ejemplo.

He acuñado la frase “Diversidad sin perder la identidad”. Podemos vivir juntos pero con nuestras pertenencias identitarias al hombro, que es lo que nos marca como dominicanos. Mientras no conozcamos lo que somos y lo que tenemos no apreciaremos nuestra cultura.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña
Descubre