http://images2.listindiario.com/image/article/417/680x460/0/34DA0052-E074-48F0-B3C7-F6120F536F8A.jpeg
Listin Diario
23 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:00 PM
La Vida 29 Enero 2013
0 Comentarios
Tamaño texto
PSICOLOGÍA
¿Le miento o le digo la verdad?
CUALQUIERA QUE SEA LA DECISIÓN QUE TOME AFECTARÁ LA VIDA EN PAREJA, PERO, ¿CÓMO SABER CUÁL ES LA MÁS SALUDABLE?
Compartir este artículo
Santo Domingo

Las apariencias, las poses sociales, el qué dirán, los años de relación o el miedo a afectar a la pareja o a terceros (hijos, amigos y relacionados) influyen en las decisiones que debe tomar una persona cuando, por cualquier motivo, se ve involucrada en una situación que afecta su vida amorosa, especialmente en los casos de infidelidad o cuando simplemente se desea terminar con una relación.

Ante esta encrucijada, más de uno se pregunta qué sería más saludable, si mentir para no herir a su pareja (o para no terminar en divorcio) y vivir una vida paralela dentro de la relación; o decirle la verdad a la pareja pese a todas las consecuencias que esto implica.

Para el sexólogo dominicano, psicólogo y terapeuta familiar Ramón Emilio Almánzar, lo ideal es tomar siempre la decisión más justa para todos.

“Si alguien quiere comenzar una relación formal con otra persona, porque ya no quiere estar con su pareja, pues lo ideal es terminar la relación con argumentos que no necesariamente impliquen a la otra persona”, señala Almánzar.

Apunta que siempre será una decisión de cada quien, pero lo ideal es no hacer daño, “y el daño se hace cuando no se manejan las cosas de una manera prudente. Entonces, lo importante es que la persona sea consciente de en qué se está involucrando, y comenzar procesos que no hagan daños a terceros”.

(+)
POSIBLES CAUSAS DE UNA INFIDELIDAD

Según explica Valentín López Muñoz en “La pareja perfecta”(2012), las razones que motivan la infidelidad no son fáciles de entender. Entre las diversas causas que pueden motivar este comportamiento cita la impotencia sexual, traumas de la infancia, insatisfacción sexual, falta de apetito sexual de uno de ellos, eyaculación precoz, egoísmo, maltrato físico, acuerdo entre ambos, la ausencia prolongada y oportunidades pasajeras.

La mentira tarde o temprano se sabe 
En las relaciones amorosas, el temor a poner fin a una historia que no se perfila con un final feliz no debe ser una excusa para mentir.  En “La pareja perfecta”, Valentín López Muñoz (2012) dice que las mentiras tarde o temprano se saben y causan muchos problemas. 

“No compliquemos nuestra existencia y la de nuestra pareja, es mejor evitarlas y entonces todo funcionará mejor, sin embargo, jamás olvides que si por alguna razón surge lo inesperado, debemos ser capaces de escuchar y perdonar”, indica.

Pero es muy fácil para los psicólogos decir esto, opina Laura Castillo, quien después de cinco años de matrimonio descubrió las infidelidades de su esposo y, tras varias sesiones de pareja, decidió perdonarlo. 

“Duró tres meses comportándose de una manera espléndida, todo era maravilloso. Yo pensé que realmente había cambiado, pero volvió a mentir, aunque seguía comportándose bien, hasta que descubrí que nuevamente me engañaba y terminamos en divorcio”.

Sin embargo, Laura dice que el hecho de no haber tenido hijos con su pareja facilitó la decisión que tomó.

 “Con hijos, no sé si hubiese sido capaz de divorciarme”, admite. 

Sobre la fidelidad, López Muñoz escribe que es un tema controvertido y poco entendido, del que la pareja no habla pero ambos sienten en un algún momento el deseo de hacerlo.

“Hablar de este tema puede considerarse un pecado, ninguno de los dos entiende que hablar ayuda a aceptar ese deseo y que en algún momento esa pretensión desaparezca”. 

El autor considera que el ser humano se siente atraído por lo oculto y lo malo y la obsesión se hace intensa a medida que se evita el tema, pues el negarlo atrae y crece con desmesura en el interior de la persona, se vuelve intención y finalmente se vuelve una acción. 

“Lo que se reprime crece, lo que se acepta y comprende se hace natural y hace que la perversidad desaparezca”, considera.

Por supuesto, aclara, “no puedes llegar frescamente a casa y decirle a tu pareja: ‘Tengo ganas de serte infiel’ o simplemente ‘te fui infiel’, no, no hay que malinterpretar el tema. “Lo que quiero decir es que entendamos el concepto y aceptemos este deseo sexual como parte de nuestra naturaleza humana”.

¿Piadosas?
Mónica Esparza, en “25 Secretos para mantener vivo el amor de pareja” (editorial Paulinas, 2009) apunta que no hay mentiras piadosas, que una mentira, sea pequeña o grande, no deja de ser una mentira, “y las mentiras matan”.

“Cuando uno miente, se siente mal consigo mismo. El remordimiento pesa en su interior y no lo deja tranquilo (...). Es recomendable, para  mantener viva una relación, quedarse callado antes que mentir”, sugiere la abogada y escritora peruana. Como diría el poeta español José Luis Perales en una de sus canciones: “No es compatible la mentira con algo transparente, hermoso y frágil como es el amor”.

(+)
TOME PRECAUCIONES ANTE LAS MENTIRAS

En “Infieles: 180 signos reveladores de la infidelidad de la pareja” (Amat, 2004), Raymond B. Green comparte con los lectores algunos signos de que su pareja está pensando en engañarle. Entre ellos figuran: si su pareja le compara con frecuencia con otras personas (una pareja fiel no tiene necesidad de comparaciones); si su pareja realiza comentarios sobre lo bien que otra persona le entiende y le comprende; si su pareja se muestra entusiasmada ante la idea de trabajar hasta tarde, asistir a cursos o seminarios o salir alguna noche sin usted; si su pareja empieza a mostrar signos de falta de honradez (como buscar excusas para desplazarse a otro lugar donde telefonear a alguien con suficiente intimidad) y si su pareja flirtea con una persona en un acto social estando usted presente o si le cuenta a otra persona detalles muy íntimos y personales sobre él o ella, “incluyendo asuntos de su relación y problemas que hayan experimentado en el pasado como pareja”. 

El contacto personal es otro indicio, sobre todo si su pareja toca o abraza con frecuencia a determinada persona. “Una caricia cotidiana es el hombro o un abrazo en la oficina o en un encuentro social puede revelar sentimientos ocultos y conducir a un romance si su pareja se siente vulnerable”, detalla Green. 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña