http://images2.listindiario.com/image/article/387/680x460/0/87C6DF1D-DD06-474C-8C53-7864DFA5D46B.jpeg
Imprimir sin imágenes
La Vida 17 Septiembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
CONSULTANDO A LA SEXÓLOGA
Fomentando las relaciones positivas con tus hijos adolescentes
Compartir este artículo
Sonia Romero
consultasconlasexologa@hotmail.com

Pregunta:
Soy una madre que se siente insegura cuando mi hijo de 16 años me pide permiso para ir a una fiesta familiar de un amiguito porque me da miedo el nivel de delincuencia que hay en este país. Cuando me pide permiso lo primero que digo es que no, pero comienzan los lloros y la insistencia y yo termino cediendo ante su presión.

Respuesta:
Estimada amiga, le explicaré una serie de consideraciones sobre el tema que le darán un poco de tranquilidad.

 Las relaciones familiares armoniosas son básicas para el desarrollo de la personalidad de un adolescente y crean las bases para las relaciones sociales y para la adaptación social presente y futura.

El adolescente necesita el afecto, el cariño, la compresión y el apoyo de los padres.

De ambos: mamá y papá.

Necesita que los padres sean pacientes. Esta etapa se da a través de un proceso y el tiempo es largo, de varios años. El adolescente está afrontando cambios y muchas veces no sabe cómo lidiar con ellos.

Necesita del apoyo de los padres cuando acude a ellos para consultarles sobre dudas, inseguridades y preocupaciones propias de su edad.

La comunicación se hace más fácil con la madre, pero necesita la del padre también, porque esta le da seguridad para su autonomía.

Lo más importante para los adolescentes son las relaciones sociales con su grupo de pares porque sienten la necesidad de la independencia, desean realizar actividades sin el control de sus padres, no quieren que los acompañen a las actividades ni a las fiestas familiares; simplemente están aprendiendo a ser adultos.

Los padres deben fomentar diálogos con una actitud abierta, relajada, sin gestos de autoritarismo, con diálogos pacíficos. Es necesario dialogar, llegar a acuerdos y mostrarse flexibles.

Le sugiero que cuando su hijo le pida permiso le diga: “Dame dame tiempo para pensarlo”.

Consulte con su pareja, si la tiene, y luego hable con su hijo y explíquele si le da el permiso o si se lo niega.

Si decide no darle permiso, dígale por qué no puede ir. Si se lo da, lo adecuado es que lo lleve y lo recoja.

Póngale su horario.

Sugererencias
Le sugiero que siga estas recomendaciones, pues fomentan las relaciones positivas con su hijo: - Entretenimiento juntos.

- Escucharlo con todos sus sentidos.

- Déjelo que se exprese.

- Tolere las diferencias de opinión.

- Respete su privacidad.

- Póngale reglas.

- Critique su mal comportamiento pero no lo rechace.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña