Listin Diario Logo
23 de marzo 2017, actualizado a las 09:59 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC30ºC
La Vida miércoles, 12 de septiembre de 2012
0 Comentarios

FOLCLOREANDO

A mí me da mi concón

  • A mí me da mi concón
Xiomarita Pérez
xiomaritabaila@gmail.com

En la mayoría de los pueblos del país, por no decir en todos, se comía justamente a las 12:00 del mediodía. La hora de comer ha variado quizás por las emigraciones y el estilo de vida actual, pero a las 12:00 del mediodía, cuando los bomberos tocaban la sirena, había que persignarse y correr si estábamos donde la amiguita para decir: ¡Sión mamá!, ¡Sión papá! Comer en familia era un momento sagrado.

Ya servida la comida en la mesa, se rociaba las habichuelas y la salsita de carne por encima del concón pegado en la paila, para que se fuera ablandando, y luego nos encargábamos de rasparlo muy bien y degustarlo, por lo que luego no resultaba difícil fregar la paila o caldero como dicen en el Sur Si por cualquier circunstancia la comida estaba a las dos de la tarde, preferíamos no raspar el concón, porque la bulla que hacía la raspadera delataba la hora en que estábamos comiendo. Ese momento parecía un Viernes Santo, que tampoco se raspaba el concón por el recogimiento espiritual.

Los vecinos no debían enterarse que se estaba comiendo tan tarde, porque se pensaba que no había dinero para la comida, había discreción, aunque los vecinos en esa época eran solidarios.

Es más, una vez uno de mis hermanos llegó justo raspando el concón y le dijo a mamá que la casa parecía una fonda, por la raspadera.

Para que el concón se pueda comer es preferible que el arroz se cocine en un caldero de hierro, porque si se cocina en una olla de aluminio fácilmente se quema o se ahúma y el sabor es desagradable.

En nuestro país se le dice concón a todo lo que se pega, concón de chenchén, concón de leche, etc. En otros países se le dice “pegao”.

Donde hay un dominicano, aunque tengan ollas modernas, siempre hay un calderito que hace concón, reposando debajo del fregadero.

Si se presentaba un amigo ya servida la comida decía “a mí me da mi concón” o la ya desusada expresión “guárdame la rapa”.

 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre