Listin Diario Logo
25 de julio 2017, actualizado a las 12:58 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC30ºC
La Vida miércoles, 01 de agosto de 2012
0 Comentarios

FOLCLOREANDO

Vivencias cotidianas II

  • Vivencias cotidianas II
Xiomarita Pérez
xiomaritabaila@gmail.com

¿Qué disfruta una persona cuando tiene en su nevera salami, mortadela y jamón?... Lo tiene todo y no sabe por cuál decidirse.

El otro extremo es, cuando solo queda un huevo y no hay ni un tomatico Barceló para rendirlo para dos personas.

Este último extremo es el que más disfruto, porque nos enseña a economizar, compartir, socializar y queda en la memoria para luego contarlo.

Disfrutar el paisaje cuando se daña el vehículo, además de observar las vacas, las gallinas, los chivos y toros que se entrecruzan en nuestro camino, nos enseña que esos animales nos aportan alimentos y el solo hecho de dedicarle un poco de tiempo nos aporta energía para seguir viviendo.

Esas experiencias que vivimos para contarlo son las que nos enseñan a adaptarnos a situaciones irrepetibles. La primera vez que mis hijas se montaron en una OMSA, después de andar en taxis a todos los lugares, fue un tiempo difícil.

Para justificar ese transporte le dije que era la única oportunidad que tenían de socializar con las personas, de brindarle el asiento a una mujer embarazada o a un anciano, que en un taxi no se lograría. Ya a las 5:00 de la mañana estábamos en pie para salir a las 6:00 a tomar una OMSA hasta la Churchill y luego otra guagua hasta la UASD para estar en el Colegio en Gazcue a las 7:30. A las 12:30 la misma operación, pero al revés. Ya ellas de fueron adaptando hasta el punto que un día llegaron asombradas, con una algarabía increíble, porque en la OMSA una gallina puso un huevo en el asiento y le dije: ¿Vieron qué oportunidad tuvieron de ver a una gallina poniendo un huevo?.

La otra anécdota fue la mejor y sucedió con la más grande (no le gusta que la mencionen) que esperando una OMSA por dos horas decidí que nos fuéramos en una guagu¨ita que van al kilómetro 12, destartalada y oxidada y ninguna quisieron montarse y les dije que las dejaría, pues decidieron abordar, pero al desmontarse Nathalia dijo una frase que se me quedó grabada en mi memoria: “Usted con su cultura nos va a volver locas”. No me quedó otro remedio que reírme

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre