Listin Diario Logo
24 de junio 2017, actualizado a las 04:23 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC30ºC
La Vida miércoles, 07 de marzo de 2012
0 Comentarios

FOLCLOREANDO

Los “sabelotodo”

  • Los “sabelotodo”
Xiomarita Pérez
xiomaritabaila@gmail.com

Creo que desde que nací estoy escuchando el debate sobre el origen del merengue. Si analizamos las obras dedicadas al género encontraremos que están bien o mal dependiendo quién lo dice, el año de la obra o el motivo de su inquietud de un escrito. Si leemos el libro “De música y orquestas bailables dominicanas (1910-1959)”, de don Luis Alberti, encontramos la crítica que él hace a los merengues de esa época, señalando que eran bastante rápido, sin embargo, para nosotros son más rápido los de ahora. Cuando son escritores o investigadores extranjeros tengo más cuidado si creerle o no creerle, exceptuando a la doctora Martha Ellen Davis, que vive aquí desde el año 1972, o sea, está aplatanada, abatatada y auyamada, y cuando habla de una manifestación es porque la ha visto, vivido, ha tenido una observación participante. Hay personas que vienen al país a investigar por un día o dos, hacen un libro y nosotros las aplaudimos porque son extranjeras y todo lo que venga de fuera es lo que va. Leí en un artículo del investigador Jean G. Bissainthe hace varios días o semanas, que el merengue ha evolucionado de tal forma que existen dos estilos, el típico y el moderno y mezcla los instrumentos armónicos, melódicos y rítmicos en un mismo canasto. Agrega que en Santo Domingo existe el priprí “que es una música derivada del merengue típico, pero sin güira”. Ahí mismito me puse mala, me tomé un té de tilo, no pude soportar tantas irrealidades. Para colmo, el priprí, balsié o merengue de palo echao se toca con tres instrumentos que son güira, tambora y balsié y los bailadores deben llevarse del ritmo de la güira, precisamente. En otro párrafo habla de la sarandunga, “que en Baní se conserva aún. Hablando de las tres danzas dice: Öy la jacana cuya rapidez puede llevar al bailarín hasta perder la conciencia. Por eso es reservado para las personas mayores”. O sea que la jacana la bailan los viejos ¡rapidísimo!, entonces a mí me da otro patatús.

Este señor presiento que nunca ha ido a Baní a ver la Sarandunga y mucho menos bailarla, por lo que hablaré con Martha Ellen Davis para que lo invite a esas manifestaciones.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre