http://images2.listindiario.com/image/article/405/680x460/0/57944F66-8B6E-4A7F-8F23-2C4566A671E4.jpeg
Listin Diario
17 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 5:24 PM
La Vida 4 Diciembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
PSICOLOGÍA
Amigos, ¿especie en extinción?
PARA CULTIVAR LA AMISTAD HAY QUE SABER DIFERENCIAR ENTRE COMPAÑEROS Y CONOCIDOS, ADEMÁS DE DISTINGUIR ENTRE LA GENTE SANA Y LOS INDIVIDUOS ADULADORES, MANIPULADORES O TÓXICOS
Compartir este artículo
Omar R. Goncebat | EFE
Reportajes

Las palabras “amiga” o “amigo” se utilizan con mucha frecuencia, pero no significan lo mismo para todas las personas y, a menudo, tampoco reflejan la dimensión real de un determinado  vínculo social. 

Algunas personas afirman tener infinidad de amigos. En cambio a otras les sobran los dedos de una mano para contarlos. Para otras la amistad verdadera, como tantas otras facetas de la vida actual, también está en crisis e incluso en peligro de desaparecer.

Para el sociólogo italiano Francesco Alberoni, el término amigo se utiliza para designar “al socio, al conocido, a la persona simpática, al colega, a todos aquellos que está cerca de nosotros”. 

En algunos círculos, este vocablo también se emplea informalmente para señalar a los novios o amantes.

Los conocidos, según el autor del libro “La amistad”, son “personas que no nos resultan extrañas, sabemos qué piensan, qué problemas tienen, con las que nos sentimos afines y a quienes nos dirigimos en busca de ayuda y se la brindamos con gusto , pero  no acaban de inspirarnos una confianza profunda y no le contamos nuestras ansias más secretas”.

Por su parte, según Alberoni, el término ‘amigo’ se refiere a “un amigo personal, a quien queremos y que nos quiere bien, se preocupa por nuestra felicidad y, por este motivo, se convierte en un componente esencial de nuestra vida. Este tipo de amistad pertenece a una clase restringida de relaciones interpersonales que se incluye en las relaciones de amor, entre personas”.

Vida moderna
Para la psicóloga clínica Mónica Dosil, directora de ISEP Clínic Castelldefels, en Cataluña (España), “el estilo de vida moderna,  la crisis económica y las nuevas tecnologías están provocando relaciones rápidas e inconsistentes y, de alguna manera, poniendo la amistad en riesgo de extinción”. 

“La necesidad de contacto entre las personas se ha amplificado, pero la sociedad en la que vivimos, impulsora de la búsqueda de sensaciones y promotora de satisfacciones inmediatas, se está configurando como un agente distorsionador de las relaciones más profundas y duraderas”,  según la experta del ISEP.

(+)
¡A CULTIVAR LA EMPATÍA!

Para la psicóloga clínica Mónica Dosil, las nuevas tecnologías favorecen las nuevas relaciones, y cuando aparece un conflicto entre dos, ahora lo fácil es cambiar de amigos, ya que solventar el conflicto implica demasiado esfuerzo personal y resulta desgastante. 

Para que una amistad sea sólida es fundamental la empatía, que según Dosil “es la reina de los rasgos positivos de personalidad, ya que nos permite escuchar de forma activa y mostrar un sincero interés, nos posiciona en la piel del otro e implica afecto para uno mismo y los demás”.

El arte de hacer amigos 
Además de la empatía, otro valor para la amistad es la disponibilidad de tiempo y dedicación, dice la psicóloga clínica Mónica Dosil, directora de ISEP Clínic Castelldefels de España.

Se debe tener en cuenta, señala, que ser capaz de escuchar no es suficiente: “Uno debe implicarse ofreciendo parte de su intimidad, mientras el egocentrismo es su lacra, ya que es el uso de las personas para hablar de uno mismo y aquel lugar donde la palabra compartir pierde su significado”.

A quien quiere ampliar su círculo de amistades sanas, pero es tímido, la experta le aconseja aprovechar las nuevas tecnologías “en positivo”, accediendo vía internet a asociaciones y grupos que ofrecen la posibilidad de realizar actividades para gente con objetivos comunes y conectándose con su coordinador para asistir a excursiones a la naturaleza, salidas para padres con hijos, viajes para personas sin pareja u otra actividad”.

Tomar clases de guitarra, natación, baile o inglés posibilita realizar un aprendizaje mientras nos vinculamos con la gente que comparte la disciplina, señala Dosil, que también sugiere implicarse más en el terreno laboral con las personas y promover la apertura de las relaciones para que surjan oportunidades para compartir otro terreno distinto al profesional.

“Existen muchas escuelas, academias y centros que ofrecen charlas gratuitas sobre diferentes temáticas, que aproximan a gente con intereses comunes”, agrega la experta.

“Tener claro el objetivo nos lleva a conseguirlo. Si somos conscientes que es el momento de conocer gente y estamos abiertos a ello las oportunidades se van sucediendo. Para ello es necesario tener una actitud positiva”, afirma Dosil. 

Apertura
Según la experta, para abrirse a los demás y estar receptiva a la gente, cada persona debería trabajar sobre su propia personalidad para favorecer su apertura, ya que si uno es cerrado no podrá abrirse a nadie, y si es frío no podrá ofrecer calidez.

“La calidad de nuestras amistades es directamente proporcional a nuestra calidad humana: si somos cálidos tenemos relaciones cálidas, si somos más distantes nuestras relaciones van en esa línea. Si queremos relaciones de calidad debemos promoverlas nosotros”, dice Dosil.

Aconseja tener cuidado con las personas tóxicas: “Los más preocupantes son aquellos que se quejan continuadamente,  sin ser conscientes de que lo hacen, y que usan a cualquiera para explicar sus problemas”.

También conviene evitar a los aduladores y manipuladores que, según Dosil, son “personas que se vinculan en función de sus propios objetivos. Su principal motivación no está basada en el afecto; ellos hacen un uso de las relaciones para satisfacerse. Para ellos el otro sólo es importante si les solventa alguna necesidad”.

Para que una amistad se mantenga y prospere, Dosil recomienda cultivar una relativa continuidad en el contacto, ocupándonos y preocupándonos de los amigos, comunicándonos con ellos de manera efectiva, ya que “muchas relaciones se pierden porque una vez fallaron y no se habló de ello con competencia”, y brindarles afecto, procurando “saber de ellos con periodicidad”.

(+)
EL VALOR DE LA COMPRENSIÓN
  
En opinión de la psicóloga Mónica Dosil, el perdón unidireccional no tiene lugar dentro de una amistad sana porque ninguna de las dos personas que la componen está por encima de la otra y porque para poder perdonar “hay que saberse poseedor de una verdad, la de que nuestro amigo se equivocó, y nunca es exactamente así”. 

“En las relaciones de amistad el valor es la comprensión. Debe comprenderse la no rivalidad. Si nos ha dañado algo de lo que nuestro amigo ha hecho o dejado de hacer, hemos de preguntarnos por qué solo pensamos en la parte de responsabilidad del otro y no en la nuestra. Comprender y compartirlo con nuestro amigo nos llevará al éxito personal y a un hermoso vínculo de amistad”, finaliza la experta.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña