http://images2.listindiario.com/image/article/401/680x460/0/9D3FB6A0-89DC-4C57-A683-62F597A2103A.jpeg
Listin Diario
17 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:52 AM
La Vida 15 Noviembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
REALIDAD Y FANTASÍA
La concentración
Compartir este artículo
María Cristina De Carías
mariacristinaguizadocarias@hotmail.com

La indignación de Emma no tenía límites. Los acontecimientos en la Universidad Autónoma de Santo Domingo le causaron una especie de estupor. No podía creer que de buenas a primeras, además de la carga fiscal que nos arropa como fuego del averno, tengamos que llorar la muerte de un estudiante causada por un asesino vestido de policía. Después vio el video de la ejecución de otro joven detenido por delinquir, a mano de otro desalmado vestido de policía. La noticia de la muerte de la profesora en Barahona fue el detonante. Los lloros y suspiros de Emma alarmaron a todos en casa ya bastante nerviosos e incómodos por la crisis que vivimos.

Después de tomarse un té de tila, el espíritu combativo de mi factótum, la impulsó a la acción. Ni corta ni perezosa convocó a todos sus conocidos para que acudieran al parque Independencia vestidos de negro para protestar y llorar la democracia. Mis hijos se sumaron y yo me entusiasmé. De manera que nos dirigimos al parque como un pelotón de considerables dimensiones. La multitud congregada era variopinta, pero sobresalían los jóvenes, muchos amigos de mis hijos y por lo tanto, de mi cocinera color chocolate, quien se entretuvo saludando a diestra y siniestra. Fue una concentración que mostró la fuerza de la indignada clase media, vapuleada y burlada, acompañada de aquella tenaz, justiciera y honrada multitud encabezada por Emma y sus congéneres.  

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña