Listin Diario Logo
21 de agosto 2017, actualizado a las 11:53 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC32ºC
La Vida miércoles, 21 de septiembre de 2011
0 Comentarios

FOLCLOREANDO

Facebook

  • Facebook
Xiomarita Pérez
xiomaritabaila@gmail.com

Analizando este medio de comunicación he pensado que producto de que los correos electrónicos no han llenado el cometido, porque no es masivo, en lo referente a darnos cuenta de todo lo que acontece en la vida del prójimo, el facebook se ocupa de maravilla.

 Algunas veces he pensado que por la misma tecnología nos estamos alejando de nuestro entorno y caemos en un estado de soledad, aunque pretendamos aparentar lo contrario. Por ejemplo, ¿por qué si vivo junto a mis hijas tengo que escribirle por el facebook? Si viven fuera es correcto, pero queremos que todos se enteren de lo que nos sucede y es una forma de buscar compañía, ya que no tenemos tiempo de visitarnos y como es tan fácil conectarnos, qué nos importa vernos la cara. ¡Cómo nos estamos alejando!. Muchas veces cuando estoy conectada no respondo los chats, porque es la forma más cómoda de saber de uno y es un cumplido. A partir de estos momentos no responderé. Que me visiten, quiero verlos cara a cara y no en la funeraria, que es el único sitio de moda para vernos y “coordinar” cuándo es el próximo encuentro y resulta que siempre es en el mismo lugar: La Blandino, la Altagracia, Savica, etc.

Y el Black Berry? Ahí sí que hay!!. Conozco algunas personas que las visitamos y ni siquiera mandan a sentarnos, porque están atentas al aparatico ese que disuelve familias, parejas y demás seres. Nos estamos  contagiando de desafectos (palabra nuevecita?).

Esas personas con esa patología tienen cargas emocionales y están deseosas que las mimen, que las tomen en cuenta. Es una forma de negarse a sí misma. Cuando recibo un mensaje por el bb me doy cuenta por la luz roja, porque no quiero espantarme cada vez que reciba un mensaje. Somos dependientes de ellos, como los fumadores con el cigarrillo, los bebedores con el aguardiente. Se imaginan si duramos dos días sin este servicio? Quién nos aguanta?, pero no somos capaces de reflexionar: visitaré a mi vecina Juana, Dolores, Nurys o me daré una vuelta por el nuevo vecindario, que quizás están igual que yo, ávidos de recibir una visita, degustar un mango banilejo, saborear un helado de coco o comer un pedazo de arepa caliente.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña
Descubre