Listin Diario Logo
27 de abril 2017, actualizado a las 12:40 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC29ºC
La Vida miércoles, 20 de julio de 2011
0 Comentarios

FOLCLOREANDO

Sigo siendo trabajadora del folklore

  • Sigo siendo trabajadora del folklore
Xiomarita Pérez
xiomaritabrinca@hotmail.com

Quiero que me contesten qué trabajo tiene más valor para la sociedad: primero, una persona que se pasa cuarenta años investigando sobre una manifestación y todavía no ha publicado nada, no ha aportado nada, todo es puro verbo; segundo, una que viva fuera del país y está petrificada con los conocimientos, en pocas palabras, no se actualiza, y tercero, otra que vaya varias veces a la actividad, observe, participe, tome fotos, comparta y luego lo plasme en un medio de comunicación escrita para que la comunidad o el mundo conozca el hecho y luego siga informándole al público con descripción cronológica de esos mismos hechos.

Estas preguntas las pensé cuando estaba leyendo “Enfermedades infantiles de la ciencia del folklore”, publicado en Folklore Américas en el año 1955 por Ralph Steele Boggs que, aunque ha pasado mucho tiempo, quise plasmarlas en este espacio, porque no pierden vigencia.

Estas enfermedades son: Terminologitis, fabricación sin freno de terminología más allá de las exigencias verdaderas de la ciencia. Unos sencillamente gozan de la emoción de inventar y ser padre de nuevos términos. Otros creen, probablemente con toda sinceridad, que están haciendo una contribución genuina a la ciencia.

Educautocracia es la enfermedad que se presenta en el individuo que por medio de un poder independiente o derivado de sí mismo se muestra al mundo como folklorista preparado, solo por el hecho de haberse decidido a serlo, por virtud de su interés por el folklore, y por el hecho de haber publicado algo sobre el folklore.

Metodosis es la enfermedad que se ve en los estudios folklóricos que carecen de metodología de la ciencia del folklore.

Primitifobia es la enfermedad de los que dividen el folklore en dos clases: el folklore de los pueblos que llaman “primitivos” y el folklore de los pueblos que llaman “civilizados”, concentrándose más en estos últimos.

Textalucinación es la enfermedad del que acepta un texto incompleto, lleno de faltas, retocado, o recreado como si fuera un texto completo, exacto y científicamente válido.

Clasificomanía es la enfermedad del entusiasmo excesivo para inventar sistemas para clasificar los materiales del folklore, generalmente acompañado de una aversión contra cualquier sistema inventado por otro. La uniformidad es una gran virtud en la clasificación.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña
Descubre