Listin Diario Logo
19 de agosto 2017, actualizado a las 12:24 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC32ºC
La Vida miércoles, 08 de junio de 2011
0 Comentarios

FOLCLOREANDO

Pabellón Libro-Cocina FIL

  • Pabellón Libro-Cocina FIL
Xiomarita Pérez
xiomaritabrinca@hotmail.com

Jamás pensé que personas que visitaron el pabellón se acercarían a mí para comunicarme que le había quitado el estrés. Esa no era mi intención, pero me he sentido feliz porque sin darme cuenta logramos que el calor y la lluvia “no dañara la fiesta”.

En realidad, lo que buscaba era que los visitantes aprendieran sobre platos que los especialistas prepararían, que aprendieran sobre la cultura culinaria dominicana, de la música alusiva a las comidas y bebidas, ya fuera en son, merengue, salsa; de compartir y aprender de esos visitantes, muchos de ellos de los diferentes pueblos y países, donde poseen modos diferentes de cocinar, ya sea en la preparación de los alimentos o los ingredientes que le añaden, que los hacen únicos, porque “el sazón está en las manos”, como dice Rudy Minaya en su libro de crecimiento humano.

Muchos se asombraron y comentaron ¿y Xiomarita sabe cocinar? No sé que le respondían, porque nunca me lo llegaron a decir de “tú a tú”. Lo que sí puedo decir es que lo importante es hacer las cosas bien hechas y con amor. Asumir los retos con responsabilidad hasta el final. Integré la música con el canto y el baile, que es lo que sé, con las costumbres que todavía tengo en mi memoria de cómo se elaboran unas habichuelas con dulce, un asopao, un chambre, un pan de maíz, además de intercambiar expresiones pueblerinas como la palabra “condolio”, que se le dice en el Sur profundo a las habichuelas con dulce. Si mal no recuerdo, quizás por primera vez se usa esta palabra en un texto.

Gracias a los artistas Rafael Solano, Niní Cáffaro, Johnny Ventura, El Prodigio. Al Dr.

José Silié Ruiz, Amaya Salazar, Brunilda Contreras, Jochy Santos, Esperanza Lithgow, Yacayaguila Carmona, y otros entrevistados, que se integraron al pabellón para conversar sobre su vida, su arte, su comida, ante un público integrado de alumnos, profesores, padres e intelectuales. Además de divertido, fue educativo e interactivo. Se rifaron libros de cocina, de folklore, delantales y tuvimos la oportunidad de compartir de cerca con un público chulísimo, que se integró con empatía a ese rinconcito de sabor y olor con toques musicales y vocales de nuestra cultura.

 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre