Listin Diario Logo
25 de mayo 2017, actualizado a las 12:58 AM
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC29ºC
La Vida miércoles, 09 de marzo de 2011
0 Comentarios

FOLCLOREANDO

Mi cambio radical

  • Mi cambio radical
Xiomarita Pérez
xiomaritabaila@gmail.com

No se imaginan el revuelo que ha causado mi cambio radical. Me he dejado las canas y en el proceso, mi peluquera Yaniris hizo un stop y para no cortarme el pelo muy bajito decidió dejarme arriba más cabellos pero rojo, lo que quedaba de mi antiguo tinte y se convirtieron en mechones o flequitos que “han hecho bulla”. Esa bulla viene de los jóvenes, los que se divierten con mi peinado, los compañeros de Amelia del Itesa, es más, hasta los que deambulan por las calles, se fijan en mí. Eso sí, cuando me hice el cambio Noelia solo me dijo: Mami, usted parece una roquera.

Una demente que se paseaba por la zona colonial me preguntó en tono muy serio: ¿por qué no se dio el tinte entero? Y me quedé estupefacta. Mi sobrino Carlos José me dijo hace una semana: Tía, se le está saliendo el tinte. Le contesté que no, que es la moda. En la Feria del Libro de Higuey un joven dijo: Yo quisiera tener una abuelita así y le contesté que por qué no quería una hermanita chiquita y se echaron a reir. En el lanzamiento de la promoción de Amelia escuché a un jovencito decir: Si mami fuera así. Este cambio ha causado tanta sensación que cuando imparto las clases de bailes, los jóvenes se identifican conmigo y logro que aprendan, aprovechándome de mi look. Es una forma de ponerme a su nivel.

Tomar la decisión de dejarme las canas no fue fácil, primero porque el pelo blanco está relacionado con la vejez, aunque las mías son sinónimo de juventud y más ahora que seré abuela y necesito de esa energía vibrante para brincar la tablita con mi nieto, que se acostumbrará a ver a una abuela punk, con un corte de pelo moderno. Muchas personas se detienen, me admiran, me felicitan, pero sé que difícilmente se atreverían a hacerlo, primero por el qué dirán y segundo por el miedo al cambio, sin saber lo bueno que es renovarse.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre