Listin Diario
21 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:25 AM
La Vida 18 Abril 2010
0 Comentarios
Tamaño texto
¿QUIÉN ESTÁ EDUCANDO AL PUEBLO?
Prevenir conductas antisociales
Compartir este artículo
Maruchi R. de Elmúdesi
melmudesi@hotmail.com

El pasado miércoles 14, el Instituto de la Familia conjuntamente con la Universidad Iberoamericana (Unibe), realizó una Jornada de Prevención de Abuso Infantil, para tratar “El desarrollo de habilidades sociales para la prevención de conductas antisociales”, como parte de las actividades del Mes de la Prevención al Abuso Infantil.

Pudimos comprobar que combatir las conductas antisociales no se trata de poner leyes más duras; es poder tener personas, tanto educadores como familias, entrenadas para educar. Educar no solamente intelectualmente sino también en valores, vividos y testimoniados.

Las conductas antisociales se generan en la familia y se les da continuidad en la escuela o colegios. Existen los acosos entre los mismos estudiantes, compañeros de escuela, pero también existe el acoso profesor- alumno, alumno-profesor.

Si en el colegio, escuela o la casa se observan conductas agresivas es un indicador de que algo no está funcionando bien y tenemos que ir entonces a la familia, ¿cómo está funcionando esa familia? Debemos integrar la familia con la escuela, pero no una integración de asistencia a reuniones o pertenecer a las asociaciones, eso también es importante, pero lo más importante es que los padres se acerquen a la escuela y entre ambos analizar la problemática, para que en conjunto se pueda trabajar en la prevención de esas conductas agresivas antisociales.

Los niños y adolescentes tienen derechos que son inalienables a su condición de seres humanos, y tenemos que respetar esos derechos, pero al mismo tiempo los padres debemos observar las conductas peligrosas en nuestros hijos y si está en riesgo la integridad del menor, debemos actuar al instante y evitar males mayores.

La prevención es lo que evita consecuencias negativas en las relaciones interpersonales.

Otra situación que ya vimos en noviembre pasado en el Primer Encuentro Internacional sobre la Influencia de los Medios de Comunicación en la Familia, es que los medios son un detonante de la violencia en los niños y adolescentes. Por eso debemos ante todo velar para que, desde ya, controlemos el uso de la violencia, vulgaridad y pornografía que están contaminando la salud mental de los menores. Los juegos cibernéticos son otro campo de violencia para los niños.

Y pensar que son los mismos padres los que le compran dichos juegos a sus hijos, muchas veces sin molestarse en ver qué “arma homicida” les están facilitando a sus hijos, que son los que están afectando psicológicamente sus pequeñas mentes, muchas veces sin ningún antivirus que los proteja.

El artículo 8 de nuestra Constitución en la Norma 5 dice: “Cuando el pensamiento expresado sea atentatorio a la dignidad y a la moral de las personas, al orden público o a las buenas costumbres de la sociedad, se impondrán las sanciones dictadas por las leyes”.

Urge una buena información de lo que se puede hacer y no se puede hacer a través de nuestros medios de comunicación, para evitar que sigamos cometiendo tantos errores que están costando hasta sangre a nuestra población más vulnerable.

Vamos a pedir a Jesús resucitado en este tercer domingo de Pascua, que nos ayude a asumir nuestra responsabilidad de padres, para poder formar y educar con sentido humano y cristiano a nuestros hijos y evitar así tantas conductas antisociales. Amén.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar