Listin Diario Logo
25 de junio 2017, actualizado a las 12:00 AM
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC30ºC
La Vida miércoles, 17 de marzo de 2010
0 Comentarios

FOLCLOREANDO

El ruido es contaminación

Xiomarita Pérez
xiomaritabrinca@hotmail.com

Ya no soportamos más, no soportamos el abuso, la falta de respeto y de consideración. Nos sentimos hasta impotentes. Cuando un señor me escribió para informarme sobre del ruido que tiene que soportar en la Plaza Bonyé en la Ciudad Colonial me he quedado perpleja, reflexionando, porque lo que está pasando en mi comunidad es totalmente diferente. Ese señor que me escribió me dijo que me pusiera en su lugar para ver cómo me sentiría escuchando todos los domingos música. Solo voy a bailar son, salsa y merengue de vez en cuando. Ojalá que sólo fuera un domingo de 5:00 a 11:00 de la noche el ruido de música, porque además no es ruido, es música.

Lo que estamos pasando en La Yuca de Los Ríos es todos los días, ¿leyó señor?, todos los días: de lunes a domingo (día de limpieza), ¿leyeron bien? todos los días: lunes, martes, miércoles, jueves viernes y sábado de 6:00 de la mañana a 11:00 de la noche. Pensé en los años que tenemos en Los Ríos soportando un “gimnasio”, sí, así con comillas, porque además del ruido de las pesas cuando chocan o caen al suelo, tenemos que soportar las malcriadezas, las palabras obscenas de los que frecuentan el lugar.

Los condómines o ¿condóminos? de los 29 apartamentos que firmamos solicitando al Ministerio de Medio Ambiente, no para que quiten el establecimiento, sino para que lo cierren herméticamente, se desvaneció. Las persianas que tienen traspasan el ruido, aunque en los apartamentos las tengamos cerradas. No quería hacer esta columna, esperando que se regularizara esta situación, pero no soportamos más. En ningún país del mundo tienen un gimnasio en una zona residencial, al menos que esté cerrada con aislante. Sólo aquí se ve esto. La contaminación no es solo humo, olor a pintura, basura, etc. También lo es el ruido de objetos y personas que parece que en sus hogares no les permiten hablar y se descargan comentando todo lo que le sucede ese día y el día anterior. A la niña del vecino tuvieron que cambiarla de habitación por las palabrotas que se escuchan de vez en cuando.

Hace ya casi un año que hicimos la carta y hemos estado sufriendo callados, aguantando, esperando hasta lo último para hacer esta columna, porque considero que hay que dar oportunidades. Por favor ¡Vamos a tener una convivencia en armonía!

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre