http://images2.listindiario.com/image/article/162/680x460/0/26F4E743-421E-4E7C-BAF3-035A1722532A.jpeg
Listin Diario
15 Septiembre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 10:18 PM
La Vida 10 Enero 2010
0 Comentarios
Tamaño texto
EL OFICIO DE ESCRIBIR
La literatura novel en República Dominicana
DIFERENCIACIÓN. LA NUEVA LITERATURA DOMINICANA ES CONSIDERADA UNA LITERATURA SIN GENERACIÓN
  • Interpretación. La actual literatura dominicana ha sido descrita como “urbana” y "postmoderna", pero también han surgido percepciones ambivalentes acerca de si se trata de un modelo nuevo de escribir.
Compartir este artículo
Clarissa M. Domínguez Cheheen

Santo Domingo.- En los últimos años, los noveles escritores dominicanos han llamado la atención por la libertad con que ejercen el oficio de escribir. No obstante, si bien existe una percepción consistente a la hora de describir esta literatura, llamada muchas veces “urbana”, postmoderna y de otras formas, también han surgido percepciones ambivalentes acerca de si la misma incurre en un modelo nuevo de escribir.

En cuanto a la descripción de las producciones literarias llevadas a cabo por los escritores dominicanos jóvenes en los últimos años, el escritor y profesor de literatura Basilio Belliard, afirma que “...es una literatura ciertamente urbana, que recupera el habla de la calle, el discurso urbano, nocturno, sórdido, de la clase media dominicana.

Está marcada, pienso, por el cinismo, la ironía y la parodia, como armas revolucionarias que atentan contra el lenguaje establecido de la tradición literaria dominicana”.

Principales características
A su vez, la escritora dominicana Argénida Romero, considera que “una de sus principales características, la obvia y la primera, es que se concentra en el ambiente citadino.

Lo segundo es que la literatura urbana muestra el estado no aparente del diario vivir de las ciudades, sus personajes ocultos y los rostros ocultos de su personajes más vistosos.

También expone un código de comunicación particular de las ciudades, sus modismos de expresión, la jerga de sus barrios y de sus ambientes”.

De su parte, el escritor dominicano José Carlos Nazario afirma que “otro factor interesante es la falta de prejuicios...este es un punto en el que la nueva literatura se ha diferenciado...”.

Lo ‘underground’, siempre presente
El escritor dominicano Frank Báez considera que, si lo pensamos bien, “muchos de los cuentos de Virgilio Díaz Grullón o de Ramón Marrero Artisty están situados en los espacios urbanos. Igualmente, lo hicieron narradores y poetas posteriores a ellos... No le veo mucho de nueva a las propuestas de los escritores menores de treinta y hasta de cuarenta. Me parece que hablar de literatura urbana es un concepto simplón para englobar algo más complejo”.

Estas afirmaciones se ven reflejadas en la consideración de la escritora Argénida Romero, quien además de afirmar que desde hace años ha existido esa literatura “underground”, plantea que “la llamada literatura urbana no es más que la expresión a través de un cuento, novela o poema del mundo citadino, apegado al ambiente del día al día, al idioma de los temas que nos tocan en la realidad.

Es como mostrar el rostro doble de moneda en el que se integran las contradicciones de lo moderno y lo decadente”, características que encuentran su antecedente en la historia de la literatura dominicana.

Influencias culturales
En cuanto a las influencias culturales que ha tenido la novel literatura, Basilio Belliard asegura que la misma “está muy influenciada por la poesía conversacional, por una tradición neotestimonial, que tiene su semilla en la Beat Generation y en la antipoesía de Nicanor Parra”.

Asimismo plantea como algo lógico el hecho de que “el chateo, la internet y el discurso publicitario hayan influido en su imaginario poético... muchos provienen de las agencias publicitarias, no del ámbito académico.

Casi todos pertenecen a la Generación X. De ahí que no les interese el quehacer intelectual, ni la política, ni la responsabilidad social o doméstica”.

Los escritores más señalados dentro de todas las características mencionadas son Homero Pumarol, Rita Indiana Hernández, Juan Dicent y Frank Báez. No obstante, Belliard asegura que “no son una generación propiamente dicha, sino un grupo de autores que han captado el espíritu finisecular y novosecular, que están conectados con las corrientes espirituales y estéticas de otros países como Argentina, España o México, como consecuencia de la supercomunicación y de las tecnologías de la información”. A su vez, Nazario considera que “una de las principales características de la literatura actual es la resistencia a las etiquetas. Por eso entiendo cuesta arriba conceptualizarla como un movimiento”.

El uso del lenguaje
El lenguaje, considerado vulgar e inculto, así como obsceno, es otra de las características más significativas atribuidas a la literatura de los jóvenes dominicanos.

Sin embargo, este aspecto también encuentra su antecedente en la historia de nuestras letras. Al efecto, en diversos cuentos de la escritora dominicana Aída Cartagena Portalatín, nacida hace casi un siglo, se evidencia un registro lingu¨.stico que acepta el spanglish, el vocabulario “de calle”, y a la vez ubica a algunos de sus personajes en un ambiente meramente urbano.

Estas características pueden comprobarse de manera especial en su cuento “Mambrú no fue a la guerra”, en donde además se evidencian el ritmo acelerado, así como las imágenes nauseabundas y decadentes atribuidas a la literatura novel. Décadas después, el personaje principal de la novela “La estrategia de Chochueca’, de la escritora Rita Indiana Hernández, se lamenta: “...sólo tengo veinte pesos...”, justo cuando se presta a describir la decadencia del ambiente que la rodea, así como la banalidad de los personajes con los que se relaciona y de los hechos que entreteje.

PRONÓSTICO: MADURAR O NO SER
  Con respecto al futuro de la novel literatura dominicana, Báez considera que “tendrá que madurar o no será literatura. Habrá que esperar las obras futuras para poder hablar con propiedad.

Entretanto, hay textos sobresalientes y otros que prometen cosas más interesantes en el futuro”.

Mientras, Belliard considera que las producciones noveles “forman parte de una moda epocal, y como tal pasa pasará. Su ruptura se convertirá en unos 5 o 10 años en tradición, y serán negados por otros. Ese es el motor de la historia del arte y la literatura, como la lucha de clase es el motor de la historia.

Dentro de unos años su obra podría ser vieja y desfasada, como lo es la literatura de los 60 y 70”.

De su parte, Nazario señala que es ya un logro el “superar al autor como rockstar, es decir, al artista como personaje de sí mismo.

Hoy el escritor pesa lo que pesa “su pluma” (o su laptop)”.

 

 

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar