http://images2.listindiario.com/image/article/165/680x460/0/05A3D62A-4063-43A4-9615-9B59C9F3935B.jpeg
Imprimir sin imágenes
Listin Diario
30 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:43 AM
La Vida 31 Enero 2010
0 Comentarios
Tamaño texto
COMPROMISO
La juventud de hoy y sus grandes retos
  • En momentos difíciles siempre han existido jóvenes preocupados, organizados y en lucha.
Compartir este artículo
Alexéi Tellerías

Santo Domingo.- Para María del Mar Mella, de la organización juvenil La Revuelta, la juventud dominicana tiene muchos retos, pero el principal ñdesde la óptica de su agrupación- está en saber diferenciar la participación política de la política partidista. Esta diferenciación es “muy importante” para integrarse.

En otros aspectos, está el resaltar la importancia de organizarse para desde allí reivindicar todas las injusticias. “Creo que es muy importante pasar de la queja a la acción”.

Raquel Ovalle, coordinadora del Colectivo de Acción Cultural Caracol (Caccara), siente que hay varios retos. Uno de ellos es el de “abrir los ojos” ante las personas responsables de la realidad que estamos viviendo como país, y “preguntarnos siempre a quién le conviene que pasen las situaciones como pasan”.

Igualmente, resalta el reto de superar la imagen que se promueve de que la juventud “no está en eso”, pues ese mensaje es repetido constantemente por muchos medios “y nos han hecho creer que eso es cierto”, cuando históricamente y en el presente también, “la juventud ha sido protagonista de los procesos revolucionarios de nuestro país y del mundo”.

Ovalle puntualiza que la juventud debe creer en su poder transformador y “no creernos que el trabajo, el barrio, el liceo, la familia, la universidad, la falta de tiempo son impedimentos para transformar nuestra sociedad”, sino que, por el contrario, debe creerse que “en todo lugar donde estemos, podemos transformar”.

Victoria Henríquez, de Juventud Caribe, plantea que las juventudes organizadas dominicanas tienen que unirse, “olvidarse de las siglas” y centrarse en un solo punto. En ese sentido, llama a sus entidades pares a olvidarse “de algunas cosas que a veces nos entorpecen”, como el protagonismo que existe en algunos círculos de jóvenes que tienen un interés social, pero cuyos afanes de protagonismo entorpecen las causas.

Victoria siente también que las distintas entidades juveniles tienen que focalizarse, con luchas dirigidas hacia un punto, sin dispersiones y sin esperar a que ocurran sucesos para reunirse y organizarse en conjunto.

 Juventud dominicana es presente, no futuro 

Mucho se ha hablado, principalmente en este último año, sobre los distintos retos y compromisos que nuestra juventud ha asumido ante las coyunturas sociales, políticas y ecológicas de nuestro país.

En todo momento, se ha hablado de un “renacer” de la conciencia de nuestros jóvenes. Sin embargo, esto no es cierto, como señalan varios dirigentes de agrupaciones juveniles cuyo trabajo es herencia de otros que, al igual que ellos, soñaron con una sociedad más justa.

Una de ellas es Victoria Henríquez, quien milita y organiza jóvenes en el ámbito nacional en Juventud Caribe, organización que tiene más de 10 años de lucha en este segmento.

Juventud Caribe, reseña Henríquez, tiene un trabajo hecho en distintos pueblos de nuestro país, y por eso cada vez que se les consulta sobre este “renacer”, “decimos que se busque más hacia atrás, porque existieron jovenes, grupos, que aunque hoy no estén siempre han estado”.

Justifica que este reconocimiento, traído principalmente por los logros obtenidos en la jornada por la defensa de Los Haitises, se debe principalmente a que el país “está tan mal que nos hemos unidos más”.

Aun así, resalta, siempre han existido jóvenes preocupados, organizados y en lucha.

Una opinión similar la tiene María del Mar Mella, vocera de La Revuelta, entidad que también ha estado muy activa en los temas de defensa de una mejor sociedad, desde Los Haitises hasta la iniciativa “voto por ninguno”.

María del Mar entiende que los jóvenes “siempre han sido los motores de cambio”, y que pese que en movimientos sociales juveniles ha habido desarticulación en los últimos años, se ha visto en los momentos más recientes un resurgir y tiene mucho que ver con la diferenciación entre política y partidarismos que se ha establecido con el tiempo.

Han sido tantos los atropellos, dice, que están “llegando al límite de lo que podíamos soportar”, y eso ha contribuido a que haya una reacción más contestataria y se pase a la acción.

Por supuesto, también los últimos temas ambientales han contribuido a que muchos jóvenes participen de repente, porque decían que no eran políticos, “porque no había una diferenciación; pero ahora los jóvenes han empezado a involucrarse”.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar