Listin Diario Logo
21 de agosto 2017, actualizado a las 11:53 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC32ºC
La Vida miércoles, 27 de enero de 2010
0 Comentarios

FOLCLOREANDO

En los baños se puede comer

Xiomarita Pérez
xiomaritabrinca@hotmail.com

El día que nos fuimos para Río Limpio distribuí el programa de actividades incluyendo las paradas que haríamos en el camino.

La primera la realizaríamos en una de las más famosas, pero Risoris Silvestre me preguntó el porqué no nos parábamos en la Panadería-Repostería Miguelina, en el kilómetro 91 de la autopista Duarte, ya que allí los baños son relucientes y le contesté que no, porque no me gusta cambiar el itinerario cuando andamos en grupo. Ella se quedó tranquilita y se echó a dormir y ya en Bonao la despierto y le comento que para complacerla, nos pararíamos donde Miguelina, que funciona además como restaurante.

Allí me tomé un jugo natural, hecho al instante, luego paso a los baños y qué sorpresa recibí al entrar a este lugar que lo primero que diviso son los lavabos tipo antiguo, llenos de piedras acunadas dándonos una sensación de frescura, plenitud y relajamiento que es lo que más necesitamos en esos momentos, en fin, una limpieza extrema.

Todavía no he ido a un hotel donde los baños estén en las condiciones que llamaría 7 estrellas, como los vi. Muchos hoteles y restaurantes tienen deficiencias en el servicio de agua que deben proporcionar a los clientes en los lavamanos, baños e inodoros, los cuales se mantienen goteando y sus piezas oxidadas y ni qué decir de los empleados, hay que llamar muchas veces para que respondan a estos requerimientos, sin embargo, donde Miguelina aunque los baños son pequeños las señoras se mantienen atentas orientando a los usuarios con mucha delicadeza.

Hace unos meses mis hijas y yo fuimos a un hotel que nos asignó un banco por las 21,000 millas que habíamos acumulado y el hotel era de una estrella, por no decir cero estrellas.

¡Cuánto trabajo pasamos!, ni los aires servían. Al que le interese saber los pormenores que me pregunte.

El domingo, rumbo a Puerto Plata, visito de nuevo el Miguelina para desayunar y los cubiertos estaban dentro de bolsitas de estopilla blanca finamente bordadas, lo que nos permitió sentirnos muy a gusto con el servicio que ofrecen a sus visitantes.

El restaurant Miguelina, cuyo propietario no conozco, pero sé que es una empresa familiar, merece esta distinción. Vale la aclaración que esta columna no es publicidad, pero como dominicanos debemos reconocer, apreciar, mantener y enarbolar el buen gusto y el trato que recibimos como usuarios de un servicio. Amén.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña
Descubre