Listin Diario Logo
27 de junio 2017, actualizado a las 01:47 AM
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC30ºC
La Vida miércoles, 13 de enero de 2010
0 Comentarios

TRIBUNA ABIERTA]

Travesía en Río Limpio, Elías Piña

Xiomarita Pérez

Todos los inconvenientes que pasamos antes de llegar al kilómetro 14 de Restauración, por las malas condiciones de la carretera, no será motivo para impedir nuestra tercera visita, en el 2010 y renovar los votos de complicidad que hace todos los años un grupo selecto de seres humanos, que ama nuestras tradiciones, las relaciones comunitarias y el contacto con la naturaleza.

   Luego de tres días de intenso frío y juegos, el grupo se despidió de esta comunidad y producto de la tierra mojada por causa de la lluvia, a las 3:30 de la tarde, el minibús de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) no pudo avanzar, resbalaba, patinaba y fue cuando esta redactora tuvo que desmontarse e ir a pie al puesto de guardia del kilómetro 14 para que me consiguieran una “bola” que me trasladara a Restauración para contratar allí a un tractor que remolcaría dicho vehículo.

   No se imaginan la posición que adopté cuando abordé ese aparato por primera vez. No sabía por dónde se subía, no aguantaba el frío, la neblina, mi ropa mojada, el desespero por llegar a donde estaba la guagua con 11 personas bajo mi responsabilidad, convirtiéndose esos 14 kilómetros, Restauración-Loma de Cabrera,  en 28, porque éste venía a “pasos de tortuga”. Mi hija Amelia Holguín, quien  fue el enlace, tenía el celular en un lugar fijo porque ni señal había alrededor, solo en un punto, que si giraba se iba la comunicación. A las seis de la tarde ya era de noche.  La casa del acordeonista  Lupe Valerio, donde en dos años consecutivos  nos hemos comido las gallinas criollas antes de subir a la loma, estaba cerrada, su hermano no se encontraba en ese momento, pero luego regresó. Al fin llegué con el tractor conducido por Abel de Jesús Álvarez, todos estaban esperándome con cámaras fotográficas para capturar mi expedición, pero no lo lograron, porque envié el tractor con su respectivo conductor y me quedé en casa de Lupe, no había luz, solo la linterna de mi hija Noelia nos alumbraba.  Finalmente el tractor hizo su trabajo, y a las 7:30 de la noche salimos hacia Santo Domingo llegando a la una y pico de la madrugada.

   El año pasado fuimos “A brincar la tablita con Xiomarita”, hicimos juegos de rondas, elaboraron y pintaron ellos mismos sus juguetes y los niños se sintieron felices y contentos porque además de jugar tuvieron la oportunidad de socializar con los creadores de esta actividad. Este año también lo hicimos, pero además de brincar la tablita, movimos la cinturita bailando aro y jugando pelota con más de trescientos niños y niñas, que mostraron su felicidad porque no tienen juguetes modernos para hacer comparaciones; estos los crean, los elaboran y se sienten orgullosos de que personas vengan a más de 400 kilómetros  a compartir con ellos su forma de vida.

Nuestro papel es que esos niños amen sus tradiciones, sus costumbres y que aprecien lo que tienen en su entorno, como lo ha hecho el artesano Rivera Mora con sus trabajos en madera que representan su cotidianidad, ya sea con lagartos, culebras o ranas.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre