Listin Diario Logo
25 de julio 2017, actualizado a las 12:58 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC30ºC
La Vida miércoles, 30 de septiembre de 2009
0 Comentarios

FOLCLOREANDO

Tengo ‘pique’

Xiomarita Pérez
xiomaritabrinca@hotmail.com

Sí, rabia, impotencia. Tengo bisuterías que he comprado en el extranjero que identifican a esos países. He comprado esmeraldas en Colombia, perlas originales en la Isla Margarita, Venezuela; Martha Ellen Davis me regaló unos aretes, elaborados por ella, de turquesa natural, rústica, de los indios del suroeste de Estados Unidos. Todo esto comprado a buen precio.

Resulta que nunca me he puesto una piedra de ámbar, de larimar y mucho menos hacer un regalo, porque los precios son exorbitantes. Y no solo exorbitantes, es que cuando llego a una tienda de la Zona Colonial me piden una suma altísima y me van rebajando un 20 por ciento, un 25 por ciento, y si sigo inconforme con estos precios llegan a un 30 y un 35 por ciento y al final me siento como que me han cogido de “p” y no llego a realizar la transacción.

Así pasó cuando llevé hace dos años a doña Edna Garrido a una de esas tiendas y preguntó por un collar de coral rojo. El valor era de 19,000 pesos. Duramos como media hora en la tienda chequeando collares, precios y la dependiente dijo que el último precio era de ¡5,000.00 pesos! No permití que doña Edna lo comprara, porque sentí que nos estaban estafando.

Esto resulta incómodo, porque también vas a otra tienda donde te lo venden más barato y usted ni nadie saben si es una imitación de piedra y tendría que masticar ese “ámbar” para saber si es original. Un dominicano no puede exhibir una piedra semipreciosa de su país orgulloso, ese orgullo “te lo matan”.

Fui a Bella Vista Mall y pregunté en una de esas tiendas por un collar con adornos de javilla y cuesta 975.00 pesos. Me pregunto ¿Quién o quiénes son los responsables de supervisar la calidad y los precios de estos artículos, ofertados a turistas o a dominicanos?  

Otra situación que se da es que los buscones te caen atrás y quieren obligarte a que visite equis tienda, porque ahí es que le dan una comisión, pero en esos países que he visitado, incluido Haití, no me persiguen ni están molestándome como aquí. Démonos importancia. Y volviendo a nuestro vecino país, nos estamos pareciendo a ellos en poner un precio altísimo y luego ese mismo precio ponerlo por el suelo al final.

También critico que abusen del turista, porque en esas condiciones ese turista visita por primera vez el país,  pero no volverá jamás.  

Debo expresar que seguiré en mi afán de comunicar lo que siento. Amén.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre