Listin Diario Logo
19 de agosto 2017, actualizado a las 12:24 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC32ºC
La Vida miércoles, 05 de agosto de 2009
0 Comentarios

FOLCLOREANDO

De viaje por el folklore 

Xiomarita Pérez
xiomaritabrinca@hotmail.com

Las únicas personas que saben que folklore es lo que hace el hombre en su diario vivir son los investigadores, los que trabajamos el folklore. Quienes lo practican lo desconocen. Cuando una niña de Kunayala está en la menarquía (su primera menstruación), tiene que durar dos o tres días encerrada y solamente la abuela o la madre le pasa los alimentos y luego hacen una ceremonia con fiesta. Para nosotros es algo novedoso, es digno de una investigación. Sin embargo, para ellos es lo más natural, forma parte de sus costumbres.

La comida de los indios kuna es el dulemasi, que consiste en un caldo de leche de coco con víveres dentro y lo acompañan de pescado. Es su costumbre y no permiten que se la cambien. Viven en chozas y duermen en hamacas. ¿Se imaginarían que la Unesco reconozca a esta etnia y el Gobierno de Panamá quiera llevarle nevera, televisor y otros artículos que se usan en la capital? Cambiarían sus costumbres, no bordarían su mola artesanal. Aman y defienden tanto su cultura que para visitarlos debe ser con una invitación, porque no permiten que deformen su cultura.

Los guloyas y los congos han hecho su tradición sin esperar recompensa, porque es su costumbre, y como viven es que se sienten bien. Cuando almuerzo un locrio de salami con una tajada de aguacate, me siento igual que cuando la Reina de España se está comiendo una langosta o una paella, porque comemos de acuerdo con nuestra cultura o necesidad y no me siento mal.

No podemos cambiar las tradiciones, y si esos grupos cambian que sean ellos y lo hagan en un proceso y por necesidad. ¡Qué feo se ve pidiendo a vecinos para celebrar un cumpleaños de mi hija! o para una Hora Santa de mi abuelo. Lo más admirable es que estos patrimonios nunca han pedido para celebrar un cabo de año o bailar en las calles de Miramar un 25 de diciembre, pero existen organizaciones que están trabajando para que desaparezcan las tradiciones, poniéndolos a pedir.

No solo el Estado tiene obligación de preservar estas tradiciones, todos los dominicanos, incluyendo “fundaciones” (que de eso viven) tienen la obligación de apoyarlos, invitándolos a presentaciones y que le paguen, comprándole los instrumentos que ellos elaboran, no pidiéndoselos. Beneficiándose haciendo grabaciones y luego darle una “chilata”, por no decir una miseria, como pago a su trabajo. Una cosa es trabajadores de la cultura y otra negociantes de la cultura. Amén.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre