Listin Diario Logo
21 de agosto 2017, actualizado a las 11:53 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual24ºC32ºC
La Vida miércoles, 18 de febrero de 2009
0 Comentarios

FOLCLOREANDO

Identidad carnavalesca

Xiomarita Pérez
xiomaritabrinca@hotmail.com

Los alibabá quieren ser fantasía, los diablos quieren ser alíbabá, los robalagallinas fantasía, los batton ballets tradicional. ¿y qué arroz con mango es que tienen los comparseros de la Capital?, ¿qué es lo que les está haciendo daño? ¿Son los premi$s que hace que desaparezcan las tradiciones?

El domingo fui jurado en el Carnaval de Santo Domingo Este, un desfile bien organizado en el aspecto logístico, aunque las comparsas desfilaron con números desordenados. Mis felicitaciones al Comité Organizador por su esfuerzo. Me dio pena que de tantas comparsas que desfilaron sólo había más o menos unas 16 con calidad. Arriba hablo de los diablos, de unos diablos que para hacerse notar tienen que acompañarse con la música de los alibabá, sin saber que poniéndole esta música le están restando riqueza a su propia música que son los cencerros y los cascabeles. Las chicas de los alibabá tienen que dar “golpes de barriga” o “hacer el perrito” para llamar la atención. El califé, que es un personaje individual, contestatario, hoy es un modelo que se pasea sin hacer su parlamento, igual que el robalagallina que ya no tiene su comparsa atrás y su parlamento era: ¡Roba la gallina! El coro contestaba: ¡Palo con ella!, ¡ti, ti!....!manatí!, etc., ahora todo es alibabá y los que trabajan en esa categoría quieren ser fantasía o histórica. ¿Y quién los entiende?

Los que estamos trabajando este renglón de la cultura debemos reflexionar para que podamos orientar a estos trabajadores del carnaval, sin tener una injerencia directa, sobre lo que es la identidad, la esencia de lo que se lleva al desfile. Se está confundiendo lo que es fantasía y lo que es creatividad popular. Colocarme en un camión cocinando una arepa, candela por arriba y por debajo y repartir entre el público, no es creatividad si le faltan elementos que debemos considerar para recrear el ambiente. Esto sería una forma fácil de participar sin los criterios que deben prevalecer. Una comparsa donde cada integrante tenga una vasija con diferentes productos  del mercado y que a ritmo de alibabá haga dos o tres moriquetas, sin vestuario, sin coordinación, no es creatividad popular. Así que vamos a ponernos las pilas, porque esta situación se está dando en la mayoría de las provincias.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña
Descubre