La Vida 16 Octubre 2009
0 Comentarios
Tamaño texto
GASTRONOMÍA
Mezcla de culturas en la dieta diaria dominicana
RESULTADO. SE CONSIDERA QUE ÉSTA COMBINA LA COMIDA NACIONAL CON LA DE OTROS PAÍSES
  • Productos. Vegetales, frutas, carnes, pescados, granos, arroz y pastas, conforman las propuestas.
Yanela Zapata
yenela.zapata@listindiario.com

Santo Domingo.- Después de la llegada de los africanos en 1507, la cocina dominicana se consolida multicultural, a la que se añadieron los caldos condimentados y las habichuelas. Al proceso de evolución de lo que fue la cocina aborigen se agregaron en el camino nuevos productos que trajeron inmigrantes, invasores y comerciantes.

¿De dónde viene el “yaniqueque”, ese que tanto venden en las calles dominicanas y en las playas? Nada más y nada menos que de la herencia de islas del Caribe, que aportaron además el cocinar con coco las comidas. Lo anterior indica el por qué de la variedad alimenticia de los dominicanos y las dominicanas, que tiene un repertorio de platos semejantes a los de países como Cuba y Puerto Rico.

La manera en que una población come es el fruto de una serie de condiciones sociales, culturales y climatológicas que determinan qué se come y que no. Mientras los dominicanos y las dominicanas eran rurales en general, conservar los alimentos no tenía tantas dificultades, a excepción de las carnes y los granos. Pero a medida que creció el sector rural, se empezó a consumir productos conservados.

Evolución culinaria
De acuerdo con las investigaciones de José Marcano, profesor  de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, cuando aumentó la urbanización y mejoró la comunicación, fue mayor el consumo de productos secos en todo el país. Para 1927, por ejemplo, se importó 30 mil 856 toneladas métricas de arroz.

Esto se explica en el hecho de que entre los principales platos dominicanos, la “bandera dominicana”, que consiste en arroz, habichuela y carne, es uno de los que no falta en cualquier mesa.

La evolución culinaria no se detiene. Desde hace 10 años, apareció un nuevo elemento que modifica aun más la dieta y que se convierte, según los médicos, en un factor influyente en la adquisición de enfermedades del corazón y digestivas: la cultura norteamericana y su famosa comida rápida.

“Ha habido cambios, pero considero que se ha mantenido la dieta tradicional. Siempre hay adiciones, grupos étnicos que influyen en la gastronomía, pero creo que son positivas las influencias, a excepción de la introducción de la comida rápida, que provoca el deterioro de la salud”, aseguró el nutricionista Wilfredo Mañón.

Para algunos especialistas, el problema no recae en la absorción de elementos culturales de otros pueblos, sino en la falta de creatividad y originalidad, sin abandonar las raíces gastronómicas.

De acuerdo con Félix Casas, médico nutricionista, en los últimos 35 años la dieta dominicana ha cambiado de manera negativa. “Nuestra cocina ha caído en manos de la industria alimentaria, se ha deformado la tradición de la comida en la sala, se ha transformado en un consumo alimenticio en restaurantes”.  

COMIDA LIGHT: ¿ESTILO DE VIDA SALUDABLE?
A pesar de que consumir comida rápida se vuelve cada día más frecuente, el mercado se encarga de ofrecer opciones para aquellos y aquellas que intentan mantenerse saludables. De ahí nace la “comida Light” o comida ligera, que consiste en productos que contienen menos calorías y grasas que los de uso común.

Pizza de masa ligera, ensalada césar, galletas de avena, helados con menos azúcar, jugos con “cero grasa”, entre otros productos, invaden los supermercados y restaurantes de la República Dominicana. ¿Ha invadido la cultura Light a la República Dominicana?

Yenddy Brito, estudiante de Comunicación Social, cuida mucho su cuerpo. Se declara fiel seguidora de la cultura Light y de toda actividad física que contribuya con el mantenimiento de la salud, como es el Belly Dance.

“Me gusta mantenerme en forma y comer sano, porque un cuerpo sano es el complemento de una mente igual de sana”, expresó la joven.  

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar
Más en La Vida