Imprimir sin imágenes
La Vida 20 Julio 2007
0 Comentarios
Tamaño texto
importancia
Pediatría, un cuidado desde la concepción a la adolescencia
  • La atención médica temprana de los niños permite que tengan un crecimiento viable y sano.
Alexéi Tellerías

SANTO DOMINGO.- Un 20 de julio del año 1947, en la sala de consulta del hospital de niños “Ramfis”, un grupo de médicos especialistas en atención infantil decidieron agruparse en la Sociedad Dominicana de Pediatría, siendo su primer presidente  Alfredo Peguero.

Desde ese momento se celebra en el ámbito nacional tal fecha como el Día Nacional de la Pediatría, como reconocimiento a la importante labor que desempeñan estos especialistas de la medicina en el cuidado de las criaturas desde el momento de su concepción, como resalta su actual presidenta, Rosalda Damiano.

Actualmente existen en el país al menos mil 400 médicos que ejercen la especialidad de la pediatría y sus respectivas subespecialidades, quienes son los encargados de vigilar por la salud de nuestros hijos desde el momento de su gestación hasta la adolescencia, pasando por los períodos de lactancia, infancia y pre-adolescencia.

Especial importancia
Y es que la pediatría es una de las especialidades más importantes de la medicina porque, en palabras de Damiano, “sobre nuestros hombros descansa la responsabilidad de los futuros líderes del mañana”.

Esto así porque las estadísticas muestran que los principales índices de mortandad ocurren en la edad infantil, por eso la atención temprana para evitar que los recién nacidos y niños se enfermen, “tengan desarrollo y sean viables y sanos para el futuro”.

Mientras la atención médica ocurre, se van desarrollando una relación especial que se convierte en lazos “eternos y perennes” que no culminan al momento del niño crecer, sino que se han presentado casos que los mismos llevan a sus hijos al mismo pediatra.

Indica la especialista que por esto las consultas mensuales y el “seguimiento cercano” por parte del pediatra durante el primer año de vida del niño o niña son “casi obligatorias”, porque tiene que haber un seguimiento directo del desarrollo tanto en tamaño como en peso.

La justificación principal para esto es que si un niño tiene problemas de salud o  nutricionales desde los primeros meses de vida -sobre todo el primer año de vida- los mismos serán primordiales para su desarrollo futuro, incluso en el aspecto intelectual.

En tal sentido, el pediatra viene a ser la “puerta de entrada” no sólo para los diagnósticos patológicos, sino también los conductuales. Eso, señala Damiano, es importante “porque si se detectan a tiempo el futuro de este niño puede ser mejor”.

Por esto, hace énfasis en que el rol del pediatra se inicia desde la misma concepción de la criatura. Esto así debido a que es papel de los pediatras -junto con los neonatólogos y ginecólogos- estar pendiente de un desarrollo saludable de esta madre “para el futuro del niño”.

Coloca como ejemplo el hecho de que si una madre no es alimentada como debe de ser, su hijo corre altos riesgos de nacer con bajo peso y con problemas de salud.

Igualmente, es deber y preocupación del pediatra cuidar a la futura madre “libre del tabaquismo”, porque si esta fuma, los niños “serán en un futuro” prematuros, de bajo peso y alta mortalidad. Incluso pueden nacer con anomalías congénitas debido a las sustancias nocivas del tabaco, que son unas 200 entre las 2 mil 500 que contiene y que “afectan grandemente” al niño.

El pediatra también debe velar porque las madres se mantengan sin anemia, mediante el suministro de hierro, además de ácido fólico. Todo esto, señala Rosalda Damiano, permitirá un “sano desarrollo” del niño, porque la falta de ácido fólico puede causar daños de anomalías congénitas y la falta de hierro puede hacer que el niño nazca con anemia y tener muchos problemas durante su crecimiento.

La presidenta de la Sociedad de Pediatría especifica que la atención pediátrica va por todas las etapas de la infancia desde el período neonatal -los primeros 28 días de vida- período de lactante -hasta el año de vida- la niñez -cuya duración es hasta los 10 años, para finalizar en las etapas de pre adolescencia y adolescencia. 

Especialidad
Rosalda Damiano resalta el hecho de que hoy día existen y se van creando más especialidades y sub-especialidades dentro de la pediatría, “porque eso va con el vanguardismo igual que en las otras profesiones”, y esta es una manera de aportar “cada vez más conocimientos” para el desarrollo del niño.

Y las mismas cada vez “se concentran más”, dice.  Así como dentro de la pediatría hay oftalmólogos pediátricos, por ejemplo, en la oftalmología también hay expertos en retina, glaucoma, retinopatía y otras. Eso sucede igual en pediatría.

En este caso, las subespecialidades están vinculadas a las especialidades en adultos, como neumología, oncología, hematología, cardiología y hasta cirugía pediátrica.  

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar