http://images2.listindiario.com/image/article/4/680x460/0/F9777751-77CD-40C2-A825-ABAB188DEA02.jpeg
Listin Diario
25 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:14 AM
La Vida 12 Febrero 2007
0 Comentarios
Tamaño texto
EN VIVENCIA
Señales que delatan el sentimiento 
EN SIMPLES DETALLES DEL COMPORTAMIENTO, EL SER HUMANO PUEDE ALBERGAR UN GRAN Y SIGNIFICATIVO ‘TE QUIERO’
  • Una sonrisa, la cabeza ladeada o peinarse el pelo con la mano son gestos de coqueteo femeninos.
Compartir este artículo
Li Misol

SANTO DOMINGO.- Los gestos, las miradas, la forma de hablar y manifestar constantemente una preocupación por el sexo opuesto son de las señales más conocidas que delatan que un hombre siente atracción o interés de algún tipo por una mujer o viceversa.

Como cada persona es distinta, esas señales cambian de un ser humano a otro y, en opinión de la psicóloga clínica y terapeuta sexual y familiar Ana Simó: “Eso es lo maravilloso de nosotros los seres humanos”. Sobre todo las diferencias para expresar interés en cada uno de los sexos son muy marcadas.

“Las mujeres somos más expresivas, somos más románticas, más detallistas, aunque el hombre al principio de una relación siempre también lo es”, refiere la psicóloga, mientras que a los hombres no les está permitido demostrar mucho su afecto, “no se le permite ser frágil, es algo nuestro, muy del dominicano, del latino; el hombre tiene que ser el macho, el fuerte, dispuesto e independiente”.

Esa cultura, el modo de crianza y la propia personalidad van a matizar la forma en que cada cual  “revela” con simples detalles lo que siente por esa persona especial. En ocasiones esas señales son bastante explícitas, mientras que en otras la otra persona debe intuir o casi adivinar las intenciones.  “A veces la gente dice que no sabe, que no entiende qué señal le dio el otro, pero terminan enamorados”, explica Simó. En estos casos es probable que se trate de la existencia de lo que llamamos química, una sensación entre dos personas en la que ninguna a veces puede explicar lo que siente, simplemente al ver a esa persona se le enfría el corazón o tiene las famosas “mariposas en el estómago” . En  algunas ocasiones esa persona devuelve el sentimiento con miradas, palabras y gestos.

¿Qué hacer para darse cuenta de que alguien está interesado o interesada en ti? “Dejar las cosas fluir”, asegura Simó, pues a veces comenzamos con una amistad y nos damos cuenta luego de que puede haber un interés, en estos casos ninguno de los dos asume que en el comportamiento hay una intención de conquista, se cae en el enamoramiento a veces como por casualidad.

El coqueteo
Una sonrisa, la cabeza ladeada y la mano que sube a peinarse el pelo para después bajar la mirada son algunos de los gestos que hace una mujer durante el coqueteo. Como en cada sentimiento humano, detrás de los misterios del enamoramiento hay principios básicos de biología y genética.

El cortejo no es más que una serie de permisos que se piden para llegar posteriormente a una relación amorosa, sea esta seria o no. Las señales son infinitas. Los hombres para captar la atención de una chica se estiran, se paran derechos y suelen exagerar los movimientos corporales.  

Las mujeres tienen como arma fundamental para demostrar el interés gestos muy femeninos como caminar moviendo sus más sus caderas, levantar la ceja arreglarse el pelo y suelen ruborizarse, mirar con timidez.

Una vez hay contacto visual, no se puede ignorar la mirada de ese “objeto” del deseo. La persona observada puede o sonreír e iniciar una conversación o desviar la mirada mostrando timidez. Ante esta tensión de sentirse los nervios actúan y se recurre jugar con los lentes, ajustarse la ropa, tocarse la oreja, etc.

Posteriormente, llega el momento de la cercanía, las primeras palabras, el inicio del diálogo, ir descubriendo las cosas que ambos tienen en común. También ocurre el intercambio de números telefónicos u otros medios de comunicación con los cuales luego comienza entre ambos una amistad o un romance.

Coqueteos
El mundo de coqueteo o “flirt” es espontáneo; un proceso que cada ser humano ha experimentado desde siempre y que resulta vital para iniciar relaciones amorosas; sin embargo, este tipo de señales puede ser mal utilizado por así decirlo.

“Un hombre que quiere recibir afecto sexual, que quiere pasarlo bien sabe que sólo tiene que hacer sentir especial a esa chica”, indica la psicóloga y añade que mostrarse falsamente enamorado se practica y se aprende, y con ellos es posible conseguir no sólo pareja, sino mucho más.

Además una señal determinada puede distinguir una relación “light” de una duradera en opinión de Simó. “Una persona que quiere una relación “light” no va a tener las mismas atenciones que una persona que se interese en algo más, esa persona tendrá atenciones cuando tenga deseo, porque sencillamente está utilizando a la otra persona”.

Esa otra persona puede convertirse en su desahogo sexual o una simple compañía para esquivar la soledad.

En otro sentido cuando una mujer comienza a entablar una relación con alguien del sexo opuesto, tiene la idea de que ese hombre o está interesado sexualmente en ella, o que quiere algo. De ahí el famosos tabú de que la amistad entre un hombre o una mujer no puede existir.

Las muestras de afecto, las señales de cariño o atención de cualquiera de las partes en una amistad comienza a malinterpretarse casi desde el inicio.  “Hay que tener la mente muy abierta y ser una persona muy segura para pensar que sí puede existir la amistad entre los dos sexos”, expresa Simó.

Regularmente las más confundidas son las féminas, no importa las señales que indiquen lo contrario, que el hombre sea casado o que esté comprometido, siempre que le envíe algún tipo de señal de cariño, afecto o interés, ésta entenderá que busca lograr algún tipo de ventaja sobre ella.  

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Se ha cerrado la discusión de este artículo por lo que no se puede comentar