Listin Diario Logo
27 de abril 2017, actualizado a las 06:25 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC29ºC
La República lunes, 28 de noviembre de 2016
3 Comentarios

SALUD MENTAL

Los grandes miedos del ser humano: el morir y el volverse loco

EL DIRECTOR DE SALUD MENTAL DEPLORA HISTÓRICA INDIFERENCIA

  • Los grandes miedos del ser humano: el morir y el volverse loco

    Sor Digna Mejía, directora del Colegio Juan Zegrí, muestra al periodista Juan Salazar la atalaya usada para vigilar a los presos y enfermos mentales alojados en cinco pabellones de la estructura donde funcionó la cárcel de Nigua y un manicomio.

  • Los grandes miedos del ser humano: el morir y el volverse loco
  • Los grandes miedos del ser humano: el morir y el volverse loco
  • Los grandes miedos del ser humano: el morir y el volverse loco
Juan Salazar
juan.salazar@listindiario.com
Santo Domingo

“El país tiene una deuda social con los enfermos mentales. El trastornado mental siempre ha sido un paria histórico de la sociedad”, expresa Ángel Almánzar, director general de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública al referirse a esa etapa “funesta” del Psiquiátrico.

Consideró que contrario a las personas que padecen otras enfermedades, los trastornados mentales no tienen la capacidad de abogacía y el respaldo de entidades sin fines de lucro para lograr la sensibilidad de una sociedad que se ha mostrado históricamente indolente, burlona e indiferente ante su condición.

“El ser humano común y corriente es el primero que se mofa del enfermo mental, lo denosta y no quiere verlo en su camino, porque es sucio, porque hiede”, precisó Almánzar, quien asegura que la inauguración del CRPS constituye el primer intento serio de humanizar y dignificar la atención en salud mental, aunque admite que se trata apenas del comienzo.

Si somos capaces de darle amor y cuidado a perros, gatos y otras mascotas, como no hacerlo con un ser humano como el enfermo mental.
ÁNGEL ALMÁNZAR, Director General de Salud Mental

Psiquiatras y otros actores vinculados a la atención en salud mental consideran que será un proceso largo y profundo erradicar de la mente de la sociedad dominicana la vinculación de estos enfermos con el número 28 y la palabra “Manicomio”.

“Es una historia desgraciada y en el caso de República Dominicana es peor”, considera el psiquiatra Sánchez Martínez, quien laboró en el hospital psiquiátrico Padre Billini por unos 35 años, primero como jefe de servicios y luego como coordinador de la residencia de Psiquiatría.

El presidente de la Sociedad Dominicana de Psiquiatría, Julio Chestaro, considera que al igual que su generación vio el disco de pasta y el VHS, pero la actual desconoce eso, el tiempo se encargará de que esa etapa de 28 y Manicomio se borre de la mente de la sociedad.

El dirigente del gremio estima que ha sido un gran paso el cierre del antiguo Psiquiátrico y la puesta en servicio del CRPS, hace tres meses, pero advirtió que el gran reto es evitar que el nuevo centro se convierta por descuido y falta de mantenimiento en un nuevo depósito de enfermos.

El cierre del antiguo del Psiquiátrico fue una de las recomendaciones de la “Declaración de Caracas” emitida en Venezuela el 14 de noviembre de 1990 durante la Conferencia sobre Reestructuración de la Atención Psiquiátrica en América Latina y que, entre otras cosas, planteó que la atención psiquiátrica convencional no permite alcanzar los objetivos compatibles con una asistencia comunitaria, descentralizada, integral y participativa.

Planteó que un hospital psiquiátrico, como única modalidad asistencial, solo contribuye a aislar al enfermo de su medio, generando de esa manera mayor discapacidad social, así como condiciones desfavorables que ponen en peligro los derechos humanos y civiles del enfermo, precisamente lo que ha predominado en el país a lo largo de casi 170 años.

Y ni siquiera los profesionales de la conducta escapan del estigma, pues suelen llamarles peyorativamente “loqueros” y la mayoría de las personas que acude a estos especialistas lo oculta por considerarlo una vergu¨enza.

Los psiquiatras lo resumen de la siguiente manera: el ser humano tiene dos grandes temores, a morir y a volverse loco.  

NOTA DEL EDITOR

Juan Salazar

JEFE DE EDITORES DE LD

El autor de este trabajo estuvo dos meses en contacto con enfermos mentales, incluida una semana en el Centro de Rehabilitación Psicosocial (CRPS), el antiguo Psiquiátrico, junto al fotorreportero Jorge Cruz. LISTÍN DIARIO agradece a la ministra de Salud, Altagracia Guzmán, y al director de Salud Mental, Ángel Almánzar, así como al personal de la cartera y del CRPS, por las facilidades otorgadas para esta serie de reportajes.  

COMENTARIOS 3

Comentó: oblivion
De:
Antuan, buen punto, pero hay que puntualizar que el temor al cancer va en un trasfondo relacionado con el temor a la muerte, pues si el cancer tuviera una cura definitiva, la gente no se preocupara tanto al respecto. saludos



02 dic 2016 08:25 a.m.
Reportar como inapropiado
Comentó: Antuanliseaux
De:
SALAZAR, TE FALTO MENCIONAR EL OTRO MIEDO DEL SER HUMANO: PADECER CANCER



29 nov 2016 06:41 p.m.
Reportar como inapropiado
Comentó: Antuanliseaux
De:
TODO EL CONTENIDO DE LA SERIE DEBEN SER SEGUIDO COMO MATERIAL PARA LOS SERVICIOS SOCIALES Y MEDICOS DEL ESTADO, ASI COMO PARA LAS CLASES PROFESIONALES QUE TRATAN CON EL CAMPO PSICO-EMOCIONAL



29 nov 2016 06:01 p.m.
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Más en La República

    Descubre