DESALOJO

Defienden aspirante a regidor acusado de matar a un oficial

MORADORES DE SANTA BÁRBARA EN PANTOJA PIDIERON AL JEFE DE LA PN INVESTIGAR

  • Desalojo. Alegan que Alvarado se encontraba aproximadamente a 1,200 metros de distancia de donde se produjo el incidente.

Isabel Leticia Leclerc
Santo Domingo

Un grupo de líderes comunitarios y residentes del sector Santa Bárbara, de Pantoja, donde cayó abatido el sábado el segundo teniente Herpi Castro Corporán durante un desalojo, pidieron a la Jefatura de la Policía Nacional profundizar las investigaciones para dar con el verdadero culpable de la muerte del oficial, tras asegurar que es inocente el dirigente político José Luis Alvarado (Chelo), acusado del crimen.

Adolfo Rosa Hidalgo, miembro de la iglesia evangélica y vocero de la agrupación, expresó que están acusando a un joven, el cual está detenido, “que tenemos la plena seguridad de que no fue él el causante de esa muerte, que estaba junto a un grupo de personas dentro de la cual yo me encontraba, muy, pero muy distante del lugar de los hechos”.

Los manifestantes definieron al aspirante a regidor por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) como un hombre de bien, amable y colaborador con la comunidad, por lo que estiman que cerca de 5,000 personas conocen y defienden su trayectoria. “Si algo él tenía bien claro, es que no podía mezclarse en eso, porque él es un candidato político y eso no le favorecía”, asintió.

Piden indagar
Exhortan a la Policía que haga su trabajo bien claro, “ellos saben que ese disparo fue de ahí que se lo dieron, y cuando surgió el disparo, la prensa estaba aquí, que busquen esos videos, que no van a ver una sola arma entre los munícipes que sí se estaban defendiendo y tirándoles piedras (a los policías), no más”.

Alegan que Alvarado se encontraba aproximadamente a 1,200 metros de distancia de donde se produjo el incidente.

Mientras que el pastor Diómedes García, miembro de una iglesia que fue desalojada, sostuvo que los residentes del sector no tenían conocimiento del desalojo, por lo que fueron sorprendidos de manera abrupta y atropellante. “A nosotros no nos avisaron de ese desalojo, penetraron a las seis de la mañana con gredas”, recordó.

Los lugareños, quienes aducen no son invasores, indicaron que más de 100 viviendas fueron destruidas. “Todo el que está ahí no es invasor, todo el que está ahí compró. Yo le compré a uno que era propietario ahí y el alcalde me firmó”, dijo García, quien tiene más de tres años en la comunidad. Expresan que decenas de policías llegaron al barrio acompañados de “tigueres”, abusando de los residentes, además de que denuncian que estos zaquearon comercios.