http://images2.listindiario.com/image/article/364/680x460/0/5889E474-8C77-4344-9D9A-0BE0854B9646.jpeg
Listin Diario
25 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 9:42 PM
La República 30 Mayo 2012
Comentarios 11 - último digitado en 30 May a las 10:53 PM
Tamaño texto
DÍA DE LA LIBERTAD
Cómo fue ajusticiado Trujillo
A 51 AÑOS DE LA MUERTE DEL DICTADOR QUE POR 31 AÑOS MANTUVO AL PAÍS BAJO TERROR
Compartir este artículo
Juan Daniel Balcácer
Santo Domingo

El pueblo dominicano conmemora hoy, 30 de mayo, el Día de la Libertad, y el 51 aniversario del ajusticiamiento del dictador Rafael L. Trujillo, acontecimiento que tuvo lugar gracias a una vasta conspiración integrada por diversos grupos (uno de acción, otro político y otro militar), que tenían la responsabilidad primero de ajusticiar al tirano y luego, de proceder a una segunda fase consistente en apresar a la familia Trujillo y a sus principales epígonos con el fin de provocar un recambio en la cúpula política y militar del régimen.

Dentro de los grupos que conformaban el complot, el llamado “grupo de acción o de la avenida”, era el responsable de llevar a cabo la ejecución del tirano. Los principales líderes de la conjura habían obtenido la información de que cada miércoles Trujillo, habitualmente, viajaba a su pueblo natal y sobre la base de ese dato confiaron en que la delicada y arriesgada misión tendría lugar a mediados de semana.

Pero el destino quiso que tal acontecimiento sucediera un martes, circunstancia fortuita que provocó que por lo menos tres de los miembros originales del grupo de acción se vieron imposibilitados de participar en el tiranicidio.

Los hombres de la avenida
El grupo de acción que iría a la avenida estaba conformado por nueve personas, que se distribuirían en tres vehículos, pero en vista de que fue necesario actuar con inusitada precipitación antes del día previsto, solo siete de los hombres que tenían la encomienda de fulminar a tiros al tirano se encontraban disponibles en la ciudad de Santo Domingo.

Los hombres de la avenida fueron Antonio de la Maza, Antonio Imbert Barrera, Salvador Estrella Sadhalá, Amado García Guerrero, Pedro Livio Cedeño, Huáscar Tejeda Pimentel y Roberto Pastoriza Neret, los cuales, por lo menos en tres ocasiones (los días 17, 24 y 25 de mayo), intentaron fallidamente enfrentarse al dictador, que extrañamente varió su itinerario en cada ocasión.

La emboscada final
Tan pronto Antonio de la Maza recibió la noticia de que esa noche “el hombre” iría a San Cristóbal, procedió a verificar que la misma era fidedigna, y tras determinar que no disponía de tiempo suficiente para la reflexión pausada, para la planificación cautelosa y mucho menos para tratar de congregar a todos los que debían participar en la emboscada; sin pérdida de tiempo, contactó a los integrantes del grupo de acción accesibles en la capital.

Todo se desarrolló vertiginosamente. De la Maza, con no disimulada precipitación logró convocar a seis compañeros –algunos personalmente y otros por teléfono–, a los cuales advirtió que la hora decisiva había llegado, y que las circunstancias exigían pasar de la teoría a la acción. Dos horas después (Robert Crasweller estima que hacia las 7 de la noche), el teniente García Guerrero se comunicó por teléfono con el ingeniero Pastoriza y le aseguró que había confirmado que el hombre saldría esa noche fuera de la ciudad capital. Pastoriza, a su vez, debió contactar a su íntimo amigo, el ingeniero Huáscar Tejeda (que previamente había sido localizado por De la Maza), y de esa manera las personas claves de la conspiración fueron recibiendo la “valiosa información”, como la calificó uno de los héroes.

Tres vehículos intervinieron en la ejecución de Trujillo. Una vez en la avenida, en las cercanías de la Feria Ganadera, hacia las 8:30 de la noche, los miembros del “grupo de acción” se repartieron las armas y de inmediato decidieron separarse para esperar por su presa, conforme a un croquis que para tales fines había elaborado el ingeniero Pastoriza.

De acuerdo con el plan original, dos de los vehículos debían esperar por una señal de luces para bloquear la autopista y así obligar al carro del dictador a detenerse, de suerte tal que el auto persecutor pudiera alcanzar el blanco entre dos fuegos.

En el primer auto, estacionado en las proximidades del Teatro Agua y Luz, en dirección oeste-este, viajaban Imbert Barrera, conductor; De la Maza, quien ocupaba el asiento derecho delantero; Estrella Sadhalá y el teniente García Guerrero, quienes iban sentados detrás. En un segundo carro, estacionado a 4 kilómetros de la Feria Ganadera, también en dirección oeste-este, se encontraban el ingeniero Huáscar Tejeda y Pedro Livio Cedeño; mientras que el tercer automóvil, que se aparcó en el kilómetro 9 de la autopista en dirección hacia San Cristóbal, lo conducía el ingeniero Roberto Pastoriza.

Trujillo viajaba en el asiento trasero de su Chevrolet azul celeste, modelo 57, contiguo a la puerta posterior derecha. En el interior del vehículo había tres ametralladoras, además de la pistola de reglamento que portaba el chofer. Trujillo también tenía un revólver calibre 38 así como el maletín que acostumbraba llevar consigo, repleto de dinero.

Tan pronto los cuatro conjurados avistaron el carro del déspota, se prepararon para perseguirlo. Con cierta premura encendieron el motor de su auto, hicieron un giro y de inmediato enfilaron en dirección este-oeste tras la codiciada presa. En el momento en que el vehículo conducido por Imbert Barrera se colocó paralelo al de Trujillo, De la Maza y García Guerrero dispararon sus armas creyendo, erradamente, que habían fallado en su primer intento; pero en realidad no fue así. El disparo de escopeta que hizo De la Maza dio en el blanco y resultó ser mortal para El Jefe.

Ante el inesperado ataque, el chofer de Trujillo frenó bruscamente provocando que el automóvil manejado por Imbert lo rebasara velozmente.

Fue entonces cuando Imbert (urgido por De la Maza) giró en “U” aceleradamente y se situó a unos 15 metros de distancia del objetivo. De inmediato los cuatro ocupantes del vehículo atacante se desmontaron, armas en mano, dando así inicio a un intenso tiroteo que, según apreciaciones de expertos militares, duró aproximadamente diez minutos. Trujillo y su chofer también salieron del vehí- culo, detenido en medio del paseo central de la avenida en posición diagonal (pues De la Cruz quiso intentar un giro a la izquierda para regresar a la capital). Una vez fuera del carro, y parapetados detrás del mismo, el capitán De la Cruz respondía con ametralladora al fuego de sus atacantes, defendiéndose, al tiempo que trataba de proteger a su jefe.

Los dos Antonio, Imbert y De la Maza, tirados sobre el pavimento, solicitaron a Estrella Sadhalá y García Guerrero que los cubrieran, ya que tratarían de acercarse al carro de Trujilllo con el propósito de terminar rápidamente el enfrentamiento, que, según consideraban, se estaba prolongando demasiado.

De la Maza logró deslizarse por el pavimento hasta posicionarse detrás del vehículo de Trujillo, mientras que Imbert lo hizo por la parte delantera. La intensidad del tiroteo aumentaba cada vez más cuando, de repente, De la Maza, después de haberle disparado otra vez al tirano, gritó: “¡Tocayo, va uno para allá!”.

(+)
EL TIRO DE GRACIA AL ‘JEFE’

En medio de aquella lluvia de proyectiles, los atacantes del Jefe no se percataron de que el chofer de éste había cesado de disparar, replegándose hacia la maleza, mientras que Imbert sí pudo notar que una persona, evidentemente mal herida, se tambaleaba frente al vehículo en donde minutos antes se encontraba el hombre más poderoso del país. Era Trujillo, cuyo metal de voz Imbert dice haber reconocido, pues el dictador naturalmente se quejaba de las heridas recibidas o profería palabras que en ese momento resultaron ininteligibles.

Un certero disparo de Imbert, que Trujillo recibió en el pecho, detuvo su marcha, desplomándose estrepitosamente a casi tres metros de distancia de su atacante. En ese preciso instante, Antonio de la Maza, a la velocidad de un rayo, emergió de la oscuridad de la noche aproximándose al cuerpo del dictador –que yacía sobre el pavimento “boca arriba, con la cabeza en dirección a Haina”– y le descerrajó un tiro de pistola en la barbilla, al tiempo que exclamó: “¡Este guaraguao no come más pollos!”. En cuestión de minutos Trujillo estaba muerto y desde entonces es parte de la historia.

COMENTARIOS 11
Comentó: alberto5
De: Estados Unidos
yo pienso que esos heroes ni en el ifierno pagan,porque la traicion,es lo mas asqueroso que existe,ellos no buscaban mas que el poder,lo consiguieron pero no hicieron nada,ver el pais de ante y el de ahora
30 May 2012 6:32 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: ilio07
De: Uruguay, Montevideo
Que 31 de Mayo que nos tocó vivir ! cuántas emociones y acontecimientos a cada hora ! y fueron días terribles que vivimos digno de narrarse. Este artículo y las consecuencias son interesantes temas de estudio.
HUGO MIR
30 May 2012 9:25 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: larasan
De: República Dominicana
Buenisimo el articulo.. por minitos me introduci en la historia, y luego al terminar de leerla reflexione, ni pensarlo que hombres tan valientes decidieron hacer frente al abuso y el poder desmedido, sin embargo hoy mira como nos afecta la corrpcion y males sociales.. ellos hicieron su parte y nosotros no continuamos con la nuestra..
30 May 2012 9:45 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: AREYES
De: Canada
Senor columnista: Trujillo no fue ajusticiado, su problema no era con la justicia. Trujillo fue asesinado, por personas que no estaban de acuerdo con el regimen.
30 May 2012 9:49 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: RAMANGO
De: Estados Unidos
Primero falicitar a todos estos hombres de esta epoca, que pudieron defender su pais con tanto valor y contanta dedicacion,pero da pena que viendolo desde un punto de vista no ha valido la pena que estos hombres ofrendaran su vidas , para que los diferentes gobiernos en turno se hagan ricos
30 May 2012 10:44 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: hector22
De: República Dominicana
yo tengo la version del capitan zacarias de la cruz, a quien prometi no revelarla, cuando como ingeniero al servicio del instututo de auxilios y vivienda, el administrador en ese entonces estrada medina, le asigno una casa del instituto y a mi encargado de remodelarla y entregarsela,; de subito, cuando iba con el al mirador del sur donde estaba ubicada la vivienda, me atrevi a preguntarle y me dijo usted quiere saber. hicimos el recorrido junto y de todo lo que paso esa noche.
30 May 2012 1:17 PM
Reportar como inapropiado
Comentó: joselito1960
De: Estados Unidos
esta parte de nuestra historia es apasionante, claro, que el papel, aguanta, todo,lo que le pongan,de hay, que cada quien,cuenta el cuento a su manera,porque es bien sabido, que en este mundo traidor,nada es verdad ni es mentira, todo es de acuerdo al color del cristal conque se mira.
30 May 2012 2:20 PM
Reportar como inapropiado
Comentó: joselito1960
De: Estados Unidos
de una cosa si estoy seguro, y es, que en mi querido pais, hace tiempo que es un negocio ser anti-trujillista, tal como lo fue, ser trujillista en su tiempo.
30 May 2012 2:26 PM
Reportar como inapropiado
Comentó: LISTINJET
De: Estados Unidos
comentario a lo que comento hector 22: "si usted dice tener una version de zacarias de la cruz, y le prometio no divulgarla, entonces, que merito tiene usted, al hacer este comentario, y prefiere callar algo, en vez de divulgarlo honestamente, para bien de la historia de la nacion.
30 May 2012 10:46 PM
Reportar como inapropiado
Comentó: LISTINJET
De: Estados Unidos
NOTA AL HISTORIADOR QUIEN FIRMA ESTE ARTICULO. EN EL PARRAFO 12 DICE QUE:
El disparo de escopeta que hizo De la Maza dio en el blanco y resultó ser mortal para El Jefe.LUEGO, EN EL PARRAFO 14, DICE QUE :Trujillo y su chofer también salieron del vehí- culo, detenido en medio del paseo central de la avenida en posición diagonal (pues De la Cruz quiso intentar un giro a la izquierda para regresar a la capital). Una vez fuera del carro, y parapetados detrás del mismo, el capitán De la Cruz respondía con ametralladora al fuego de sus atacantes, defendiéndose, al tiempo que trataba de proteger a su jefe.

OJALA SE PRECISEN ESOS DATOS PARA QUE ALGUN DIA PODAMOS TENER UN RELATO HISTORICO REAL Y VERIDICO.
30 May 2012 10:52 PM
Reportar como inapropiado
Comentó: AREYES
De: Canada
Lo que dices es muy cierto JOSELITo, todos estos antitrujillistas lo que han hecho ademas de defalcar el Estado, es tratar de meterle al pueblo cuantas mentiras les parece, pero ya no es lo mismo, la gente esta descubriendo las verdades por si mismas.
30 May 2012 10:53 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en La República