http://images2.listindiario.com/image/article/408/680x460/0/E6222700-5968-4867-AB45-304348034290.jpeg
Listin Diario
31 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 1:43 AM
La República 17 Diciembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
ENFOQUE
Acuerdos de COP18 no bajarán temperaturas
EL TEMOR DE QUE ACABARA SIN ACUERDOS PENDIÓ SOBRE ESTA REUNIÓN DEL CLIMA
  • En la reciente cumbre climática quedó evidenciado nueva vez la falta de voluntad de los países industrializados para cambiar su modelo de desarrollo por otro con bajas emisiones de carbono.
Compartir este artículo
Solange de la Cruz Matos
Especial para Listín Diario

Mientras poco menos de 200 delegaciones debatían en Doha, capital de Catar, sobre las medidas inmediatas -por décimo octavo año consecutivo- que deben ser consensuadas por los países para evitar que las temperaturas del planeta continúen en franco incremento, el tifón Pablo (Bopha) se ensañó contra Filipinas, provocando cerca de un millar de muertes y desapariciones y hacinando a más de 200 mil personas en refugios, como para mostrar de qué exactamente se habla cuando se hace alusión a los dramáticos efectos del cambio climático.

El mensaje no fue comprendido y la Conferencia de las Partes (COP18), organizada por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), nueva vez vio prolongada su clausura, como ha ocurrido en las últimas cumbres, en las que al final se han forzado acuerdos, en ocasiones mínimos, a fin de no reproducir lo ocurrido en la COP15 - Copenhague, de la cual no lograron sacar un documento de conclusión contentivo de los acuerdos globales.

En la cumbre de Doha, que tuvo efecto del 26 de noviembre el 8 de diciembre, uno de los temas conflictivos fue el relativo a los recursos que deben garantizar los países industrializados para las acciones de adaptación al cambio climático y de mitigación de las emisiones en las naciones subdesarrolladas.

Los países que aspiran a alcanzar su desarrollo sin tener que incrementar sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) han demandado que las naciones ricas aporten los recursos que necesitan para que sus poblaciones puedan tomar medidas de adaptación a los efectos devastadores del cambio climático y para reducir sus emisiones. La meta es que ese aporte, que se hará a través del Fondo Verde del Clima, vaya en incremento hasta alcanzar US$100 mil millones anuales en 2020.

La capitalización de ese fondo fue “un tema bastante álgido”, ha reconocido Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención, para posteriormente precisar que éste todavía no puede entrar en vigor debido a que falta acordar las reglas bajo las cuales operará.

Ha indicado que el gran trabajo de la directiva del Fondo Verde durante los próximos meses (de seis a nueve meses) será elaborar los reglamentos internos para que los países desarrollados puedan evaluar si el fondo contará con el rigor y la responsabilidad necesarios para manejar los recursos que les serían aportados. En tanto, las naciones industrializadas deberán trabajar en la formulación de los proyectos de inversión que presentarán. Estima que esa capitalización sería posible a partir de 2014.

En torno a este tema, el Fondo para la Conservación de la Vida Salvaje ha considerado que los acuerdos de la COP18 no plantean compromisos financieros concretos en la magnitud necesaria. En los acuerdo de Doha se ha remitido al año próximo la identificación de nuevas fuentes de financiación.   

Segundo período de Kioto con poco alcance
En el acuerdo de la COP18, que ha sido denominado Puerta Climática de Doha, se ha ratificado un segundo período de compromiso del Protocolo de Kioto, que se extenderá hasta el 2020. Este segundo período de Kioto, que fue acordado en la pasada COP17, sólo compromete a la Unión Europea, Australia, Noruega y Suiza, países responsables del 10 por ciento de las emisiones globales de CO2.

También se ha acordado un plan de trabajo para alcanzar un nuevo acuerdo global que contemple el 100 por ciento de las emisiones, el que deberá estar listo en 2015 y que entrará en vigor en 2020.

La pertinencia de este acuerdo global queda evidenciada con los resultados de una reciente investigación financiada por el Banco Mundial que establece que si no hay acciones claras de reducción de emisiones, entre 2060 y 2100 el planeta se calentará hasta 48 Celsius por encima del nivel preindustrial, provocando incrementos en el nivel del mar que oscilarán entre 0.5 y 1 metro y demás efectos colaterales del fenómeno climático, como sequías y lluvias extremas, ciclones y huracanes más devastadores, etc.

Y en tanto se postergan los compromisos de reducción de emisiones de CO2, éstas siguen en franco aumento. En 2005 se estimaron en 37 mil millones de toneladas anuales; en 2010, en 49 mil millones de toneladas y en 2020 se proyecta que habrán aumentado a 52 mil millones en el mejor de los escenarios, y en uno no tan halagüeño, a 57 mil millones.

En la edición del 7 de diciembre del boletín Eco, que edita en cada COP la coalición de ONG Red de Acción Climática, se advertía que la COP18 caminaba “hacia el precipicio del desastre climático”, y se argumentaba que un acuerdo en Doha “debería tomar medidas inmediatas para mejorar la ambición a corto plazo que requerimos con urgencia”.  

El hecho de que la cumbre se centrara en transacciones climáticas llevó a Bolivia a advertir que se había convertido en una plataforma para discutir mercados de carbono en vez de tratar acciones contra el cambio climático y de hacer que los países desarrollados reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). En tanto, la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas -CAOI- ha reclamado enfrentar la crisis climática desde una perspectiva de respeto a los derechos humanos y colectivos y de armonía con la Madre Tierra.

OTROS DETALLES DEL EVENTO DE DOHA
•La COP18 se efectuó en el Centro Nacional de Convenciones de Catar.

•Estuvieron representados 192 países que conforman la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

•El presidente de la COP18 fue Abdulá bin Hamad al Attiyah.

•En la apertura, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon, pidió resultados concretos en cinco áreas: creación de un instrumento legalmente vinculante para todos los países, respeto a los acuerdos de Cancún y Durban en la sustentabilidad del Fondo Verde, financiamiento a largo plazo y planes de acción concretos en la lucha contra el cambio climático.

•Tras la clausura, el titular de la ONU la ha considerado como exitosa, al tiempo de reconocer que es necesario hacer mucho más. En ese sentido, ha dicho que la ONU se compromete a incrementar su participación en los esfuerzos para que el acuerdo global que deberá estar listo en 2015 sea más ambicioso en términos de reducción de emisiones y de financiación climática.

•En la cumbre el tráfico de papel fue mínimo ya que se implementó suplir documentación en formato digital a través del Sistema Integrado Sostenible Servicios PaperSmart (ISPS), a través del portal PBIP PaperSmart.un.org, en los seis idiomas oficiales de las Naciones Unidas.

•En el marco de la COP18 se presentó un estudio sobre las reservas de agua en el norte de África y Medio Oriente, que revela que al 2050 su disponibilidad se habrá reducido en un 50 por ciento debido al aumento poblacional.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en La República