http://images2.listindiario.com/image/article/408/680x460/0/13CA6729-A1E1-4E8D-A302-E2E149F66502.jpeg
Listin Diario
24 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 6:07 PM
La República 16 Diciembre 2012
0 Comentarios
Tamaño texto
SEIS DÍAS ENCALLADO
Marina de Guerra remolca velero encallado en bahía de Neyba
Compartir este artículo
Benny Rodríguez
Piedra Prieta

En un esfuerzo desplegado por la Marina de Guerra (MDG), a bordo del patrullero All Star GS-103, apoyados por buzos, se logró, cerca del mediodía de ayer, remolcar el barco velero que era tripulado por los esposos Susan y John Logan, encallado aquí, en la Bahía de Neyba, desde la diez de la noche del pasado domingo.

Oficiales de la MDG que participaron del operativo, explicaron que la tarde del viernes no fue posible desencallarlo, debido a que las condiciones no eran favorables y tenían el temor de que el velero se hundiera, por lo que dejaron la tarea para ayer.   

El comandante del puerto local, capitán de fragata Dominico Cuello, dijo que ese organismo en todo momento estuvo coordinando las acciones de remolque del velero tripulado por la pareja de esposos estadounidenses, “pero existe una cadena de mando que no podemos violar”.

El All Star GS-103, zarpó del muelle local justo a las nueve y cuarenta minutos de la mañana de ayer a la zona de Piedra Prieta, en la Bahía de Neyba y media horas después, con la ayuda de los buzos y voluntarios del club náutico “El Manatí”, fue posible desencallarlo.

Los esposos Logan salieron del puerto de Cartagena, en Colombia, con destino a República Dominicana hace una semana, llegando hasta la isla Beata y Cabo Rojo, en la provincia Pedernales, pero de regreso a la ciudad de Santo Domingo, con poco combustible encallaron en el lugar antes indicado.

La esposa del norteamericano dio las gracias por la colaboración prestada.

Vivos para contar la historia
En opinión de personas con experiencia en navegación consultadas sobre el caso, dijeron que la pareja de esposo está viva para contarlo, ya que pudieron haber muerto en la travesía, sobre todo, si en vez de ocurrir en Piedra Prieta hubiese ocurrido en la loma de El Curro.

Explican que la falta de experiencia de quienes ocupaban el velero provocó que navegaran mal corriendo el peligro de que se virara perecieran ahogados debajo de la embarcación.

Señalan que las condiciones del tiempo tampoco eran favorables para el tipo de embarcación, la cual consideraron frágil.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña    
 
 
Más en La República